Marx Born

24 abril 2012

Matemático y físico alemán nacido el 11 de diciembre de 1882 en Breslau, en una familia de origen judío, fallecido el 5 de enero de 1970 en Göttingen (Reino unido) .

Inicio sus estudios en la escuela König-Wilhelm- Escuela. Luego prosiguió en  la Universidad de Breslau seguidamente a la Universidad de Heidelberg y  la de Zurich . Durante los estudios para su doctorado Ph.D. Su tesis en matemáticas “Estudios sobre la estabilidad de la línea elástica en el plano y el espacio, bajo diferentes condiciones de contorno”  fue defendida en la Universidad de Göttingen en 1906. Gracias a él, esta última institución se convertiría en la escuela de Física Teórica más importante del mundo.

Llevó a cabo importantes investigaciones sobre dinámica de las estructuras reticulares cristalinas (1915) y acerca de la Teoría de la Relatividad (1923).

Aunque se convirtió al cristianismo, tuvo que exiliarse de la Alemania nazi por sus orígenes judíos. En 1933, fue invitado a enseñar en la Universidad de Cambridge y, junto a su amigo Einstein, trabajó para rescatar a muchos judíos de los nazis.

Obtuvo el Premio Nobel de Física en 1954 por sus trabajos en mecánica cuántica, compartiendo este galardón con el físico alemán Walter Bothe. Mediante su interpretación estadística de la ecuación de ondas de Schrödinger, por su carácter complejo, exigía una interpretación probabilística de la localización en el espacio de la partícula asociada. Born sostenía que en los procesos individuales no es posible determinar con exactitud el estado de la partícula, sino que sólo puede establecerse la probabilidad del estado de la partícula, como consecuencia de la existencia del cuanto de acción. De esta manera, la función de la ecuación de ondas debía ser interpretada como la probabilidad de encontrar al electrón en el espacio de configuración determinado por el cuadrado de la función de ondas, no siendo posible una determinación exacta de la posición del electrón. En otras palabras, Born demostró que la ecuación de ondas de Schrödinger sólo podía ser interpretada de una forma probabilística.

Su posición después de la segunda guerra mundial fue destacada, él condenaba crimen de la bomba atómica, porque simplemente fue un crimen, sin embargo no podía llamar criminales a los científicos que la crearon. Él se preguntaba si el descubrimiento llamado átomo, que dio lugar a la creación de ese artefacto y la consecuente destrucción de Hiroshima y Nagasaki, no pudo haber sido previsto que se convertiría en amenaza a nuestra propia existencia. Pero simultáneamente reconocía  el potencial de esa tecnología para la medicina  y animo a seguir desarrollándola. Trabajo para el MI5, el servicio de inteligencia y contraespionaje británico.

Vio ante sus ojos como su país utilizaba un avance científico como arma de exterminio de la propia especie. Sus orígenes le hicieron huir de sus país lo cual influyo mas en el odio hacia los que en aquel entonces gobernaban en el. Encontró en el otro bando (junto a los británicos)  la forma de combatir, ayudando a la inteligencia del país.


Peter Debye

23 abril 2012

BIOGRAFIA E INVESTIGACIONES CIENTIFICAS

Peter Debye nació en Maastricht (Paises Bajos) el 24 de Marzo de 1884.
Estudió matemáticas, física y química en la universidad alemana  Universidad tecnológica de Aquisgrán, situada tan solo a 30 km de su ciudad natal. Allí se licencio en 1905 bajo la supervisión de  Arnold Sommerfeld (Arnold fue un importante físico alemán que favoreció a la aceptación de la teoría de la relatividad de Albert Einstein,gracias a sus importates contribuciones matemáticas a ésta, además es uno de los fundadores de la mecáinca cuántica, y tuvo otros celebres discípulos como  Werner Heisenberg y Wolfgang Pauli.).
Debye fue asistente personal de Sommerfeld hasta que se doctoró en 1906 en la Universidad de Múnich. Desde 1911 a 1935 imparte clases en diferentes universidades; en Utrecht (1911), en Gotinga (1913), de nuevo en Zúrich (1920), en la de Leipzig (1927), y finalmente en Berlín en 1934, en donde fue nombrado director del Instituto Kaiser Wilhelm de Física, el que poco después se convertiría en la principal institución alemana para la investigación de la física.
En 1912, introduce una modificación, sobre la teoría del calor específico que Einstein había desarrollado, el cálculo de la probabilidad de cualquier frecuencia de vibraciones moleculares hasta una frecuencia máxima  y que fue uno de los primeros éxitos teóricos de la teoría cuántica.
En 1913, introduce, al igual que Sommerfeld, las orbitas elípticas en el modelo de la teoría de la estructura atómica de Niels Bohr.
Este mismo año se casa,y más adelante tendrá dos hijos. Su hijo Peter P.Debye colaborará en algunas investigaciones con su padre, y acabara convirtiéndose en un físico reconocido.
En 1923, junto a su asistente Eric Húckel, da un gran paso en la compresión de las soluciones electrolíticas, al mejorar la teoría sobre la conductividad electrolítica en dichas soluciones que había sido planteada por Syante Arrehenius.
En 1923, desarrolla, junto con Arthur Holly Compton, una teoría que explica el efecto Compton, la que estudia la difracción que sufren los rayos X cuando interactúan con los electrones.
En 1926 sugiere la existencia del efecto-magneto-calórico que permite obtener temperaturas inferiores a 0.3 kelvin.
En 1936 recibe el premio Nobel de Química, gracias a sus contribuciones al conocimiento de las estructuras moleculares.
En 1938 se traslada a los Estados Unidos, para impartir clases de química en la Universidad de Cornell entre 1940 y 1952. En el año 1946 obtiene la ciudadanía estadounidense y cambia su nombre holandés por su transcripción inglesa.
El 2 de Noviembre de 1966, Debye fallece en Ithaca (Nueva York), a causa de un infarto de miocardio.

PROFUNDIZACIÓN SOBRE LA VIDA DEBYE
El instituto Kaiser Wilhelm de Física fue fundado a mediados de los años 1930, principalmente gracias a las contribuciones económicas de la fundación Rockefeller de los Estados Unidos. Einstein comenzó siendo su director, pero abandonó el puesto cuando cuando Hitler tomó el poder y él no quiso aceptar su ciudadanía alemana.
Debye a diferencia de Einstein pudo conservar su ciudadanía holandesa, (gracias a un decreto real escrito por la reina Wilhelmina). Parece un dato insignificante, pero este hecho permitió a Debye viajar a Estocolmo para recibir el Premio Nobel de Quimica que le fue concedido en 1936, cuando al mismo tiempo Hitler había prohibido estrictamente a los ciudadanos alemanes recibir Premios Nobeles tras que el escritor y pacifista alemán  Carl von Ossietsky fuese premiado en 1935 con el Premio Nobel de la Paz.
El instituto Kaiser pasa rápidamente a estar bajo comando militar, éste había sido seleccionado estratégicamente para llevar a cabo investigaciones secretas sobre la física.
La primera noticia de que el átomo podía ser dividido, y el descubrimiento de la reacción nuclear, surgen en Berlin entre los años 1938 y 1939, gracias, entre otros a las investigaciones de Otto Hahn y Lise Meitner.
Debye se negó a aceptar la nacionalidad alemana, a pesar de la insistencia durante el régimen nazi.
Alrededor de 1939, se ve envuelto, junto con su esposa y Max von Laue, en actividades de carácter clandestino que tenían como fin ayudar a científicos judíos a salir fuera de Alemania. Uno de ellos fue Lise Meitner, a la que ayudaron a salir del país escondida en un tren.
A mediados de Enero de 1940, como causa de la invitación a una lectura de la Universidad de Cornell en Ithaca, Debye y su esposa se van a los Estados Unidos. A finales de este mes, dan el puesto de director de su instituto a Kurt Diebner. Debye consigue rápidamente un puesto y una estabilidad en los Estados Unidos, y consigue que su hijo también se traslade hasta allí, sin embargo su hija de diecinueve años y su cuñada permanecen en Alemania, viviendo en su residencia oficial, y bajo la manutención del sueldo oficial que Debye poseía por trabajar en una institución alemana. Este sueldo, fue muy cuidadosamente mantenido por el científico mediante la excusa de una ausencia no definitiva y oficial que le permitía dar una seguridad y ayuda a su hija y su cuñada.
Las investigaciones secretas sobre el Uranio para la creación de la bomba atómica de Hitler, pasan a ser llevadas por el departamento de física del instituto Kaiser Wilhelm, que en 1942 fueron lideradas por Werner Heisenberg como nuevo director del instituto, y que evolucionaron sin éxito.
Cuando Debye llegó a los Estados Unidos, informaría rápido a sus compañeros Leo Szilard y Albert Einstein, sobre las investigaciones relativas a la fisión atómica que se estaban llevando a cabo en Berlin. Este hecho representa sin duda una motivación para el proyecto Manhattan.
LA CONTROVERSIA
En el año 2006, a raíz de unos comentarios que Albert Einstein había hecho en 1940, en Holanda explota una controversia.
Todo comienza cuando el periodista alemán Sybe Rispens, publica un libro llamado “Einstein in the Netherlands”. Un capítulo de este libro habla de la relación que Peter Debye y Enstein tenían. El autor cita documentos encontrados que hablan sobre la supuesta implicación de Debye en actividades que tenían como fin la “limpieza” de las instituciones científicas alemanas de judíos e individuos que no fuesen de la raza aria.
Rispens recuerda que en 1939, Debye escribe como director del  Deutsche Physikalische Gesellschaft (DPG) a todos los miembros del DPG:
“In light of the current situation, membership by German Jews as stipulated by the Nuremberg laws, of the Deutsche Physikalische Gesellschaft cannot be continued. According to the wishes of the board, I ask of all members to whom these definitions apply to report to me their resignation. Heil Hitler!”
Escrito en el que el científico pide que todos los miembros que no cumplan con las características “adecuadas”, con las que Hitler desea contar para los miembros de sus instituciones, han de presentar su dimisión.
Tras el libro de Rispens, empiezan a aparecer numerosas biografías que explican que Debye se fue de Alemania a los Estados Unidos porque no quería aceptar la nacionalidad alemana a la que estaban forzando a cumplir.
Rispens cuenta que en 1940 Einstein intenta evitar el nombramiento de Debye por parte de la Universidad de Cornell, escribe un documento en el que alega que posee fuentes de confianza que le han hecho saber que Peter Debye seguía en contacto con líderes de la Alemania Nazi, y finaliza aconsejándoles que hagan lo que crean preciso bajo sus deberes como ciudadanos americanos.
Se sabe que Einstein había dicho sobre Debye que como científico tenía un currículo impecable, pero que como persona dejaba mucho que desear.
Para apoyar ésto, Rispens menciona una famosa carta que Debye envió a Einstein, y a la que Einstein respondió.
El informe Van Ginkel del FBI habla sobre las investigaciones relativas a este tema. Dice que la fuente fidedigna de la que Einstein hablaba, se trata de una carta escrita por alguien que no conocía personalmente a Einstein, cuyo nombre se ha perdido ,y que probablemente tampoco conociese a Debye de forma directa. Al recibir la carta, Einstein se la mostró a los responsables de la Universidad de Cornell, quienes informaron a Debye sobre lo que estaba ocurriendo, es por ese motivo por el que Debye decide escribir a Einstein. Esta carta, y la carta de respuesta que Einstein le envió se pueden encontrar en la correspondencia publicada de Albert Einstein.
Rispens también alega, que el 23 de Junio de 1941, Debye envía un telegrama a Berlin, diciendo a sus antiguos empleados que está dispuesto a seguir con sus responsabilidades y sirviendo en el Kaiser Wilhelm Institut. Hay que añadir, que este telegrama nunca fue encontrado, y que poco más tarde, en el verano de 1941, Debye presenta su interés para convertirse en ciudadano americano, y es reclutado para participar en las investigaciones sobre la guerra aliada.
Dieciocho años antes de la publicación del libro de Rispens, Rechenberg escribió un artículo más detallado sobre la famosa carta de Debye, y da de él una muy buena imagen, destacando sus esfuerzos para resistir el activismo Nazi, además añade que  Max von Laue (muy conocido por sus pensamientos anti-nazistas), dio el visto bueno al texto que Debye envio al DPG pidiendo la dimisión de algunos de sus miembros.
OPINION PERSONAL
Me ha parecido muy interesante toda la historia que envuelve a Peter Debye, a medida que he empezado a investigar he encontrado más y más datos, opiniones, y hechos que plantean un sinfín de dudas sobre la imagen y realidad del científico.
La carrera profesional de Debye, es sin duda brillante, y digna de admiración. Contribuyó considerablemente a la ciencia y todas sus investigaciones y teorías han sido muy importantes en el campo de la química y la física.
Sin embargo, a pesar de los numerosos datos entorno a sus permanentes relaciones con los líderes Nazis, solo me llevan a pensar que Debye tenía una doble agenda. A pesar de las declaraciones de su hijo, afirmando que su padre era apolítico, está claro que el científico tenia algunas cosas muy claras, aunque decidiese no posicionarse.
A lo único que Debye fue siempre fiel fue a su carrera científica, pienso que es entorno a esta idea como podemos analizar todos sus actos más “sociales”. En mi opinión Debye no apoyaba el Nazismo, ya que sus actos de ayudar a científicos judíos, representan valor y humanidad, y una persona apolítica posiblemente no pondría su vida, su familia y su reputación tan fácilmente en peligro envolviéndose en actos de esta envergadura.
La carta que envió pidiendo la dimisión de miembros que ya no eran bien recibidos en el DGP, aunque pueda ser tomada como un importante gesto de posicionamiento, da la sensación de ser más bien una carta que no tuvo más remedio que realizar dadas las circunstancias  si quería mantener su puesto de trabajo. Sucede lo mismo con las posibles relaciones que siguió manteniendo con líderes nazis, pienso que era su única manera de conservar su salario oficial, el cual solo le interesaba para permitir a su hija y su cuñada seguir viviendo en Berlín.
Además, hay que reconocer que  mostro valentía al recoger el Premio Nobel que se le concedió, a pesar de la absoluta prohibición por parte de Hitler, aunque fuese gracias a la excusa de su nacionalidad holandesa.
Sin embargo a mí me sigue quedando una duda de cuáles eran las intenciones de Peter Debye, ¿Tenia principios, o le daba igual el bando, con tal de asegurar su bienestar?, y sobre todo, lo que más dudas me crea ¿Por qué esa permanente insistencia por parte de Einstein en intentar supuestamente desenmascarar al científico holandés?

REFERENCIAS
http://en.wikipedia.org/wiki/Peter_Debye#cite_note-Ginkel-8
http://www.ota-berlin.de/blog/02/13/einstein-in-berlin-part-xvi-the-dutch-debye-controversy%E2%80%93-by-%E2%80%98ota-berlin-constituency-blog%E2%80%99-contributor-aant-elzinga/
http://www.ota-berlin.de/blog/10/29/einstein-in-berlin-%E2%80%93-part-viii-kwi-physics-institute-and-the-atomic-bomb-%E2%80%93-by-%E2%80%98ota-berlin-constituency-blog%E2%80%99-contributor-aant-elzinga/
Helge Kragh, Generaciones cuánticas (capitulo16: La física y las nuevas dictaduras. Libro a través de google: http://books.google.fr/books?id=UQmiLBsw7pUC&pg=PA225&dq=einstein+contra+debye+nazi&hl=es&sa=X&ei=NsSST8f0F4XL8QPQobnODA&ved=0CDEQ6AEwAA#v=onepage&q=einstein%20contra%20debye%20nazi&f=false)


Otto Hahn, el padre de la fisión nuclear.

16 abril 2012

En la siguiente breve biografía sobre el científico trataré los aspectos más importantes de su vida así como aquellos datos o matices que crea importantes para desarrollar mi posterior crítica y opinión personal acerca de su trabajo.

 

Biografía:

 

Otto Hahn nace en 1879 en Frankfurt, es el menor de varios hermanos y crece en una familia acomodada.

 

En 1987 empieza a estudiar química en la universidad de Marburg, durante sus años de estudio también estudia en Munich. En los años posteriores a sus estudios sigue trabajando en el campo de la química investigando en diferentes universidades como Marburg; Londres, donde empieza con la radio química y descubre un isótopo del Torio o Montreal, donde trabaja con Rutherford. En 1905 vuelve a Alemania, concretamente a Berlín, donde continúa sus investigaciones con nuevos éxitos: descubre un isótopo del radio e interpreta correctamente el retroceso radioactivo de emisión de partículas alfa, hechos por los que en 1914 es propuesto para el Nobel.

 

En 1910 se doctora, lo que le da acceso a la docencia universitaria. Dos años más tarde es nombrado jefe del radioactividad del Instituto de Química Kaiser Wilhelm donde desarrollará la gran mayoría de sus experimentos y descubrimientos y del que será director desde 1928 hasta 1946.

 

Durantela PrimeraGuerraMundial es reclutado por el ejército prusiano y asignado al departamento de guerra química. En dicho departamento desarrolla un gas venenoso que causará bajas durante dicho conflicto. En 1916 es asignado a los cuarteles generales en Berlín, lo que le permite reanudar su investigación radioquímica. En 1921, durante sus investigaciones a su vuelta en Berlín, descubre el Protactinio, primer isómero nuclear descubierto, por lo que es propuesto en 1923 para el premio Nobel. Durante los siguientes años continúa con sus investigaciones y descubre un gran número de isótopos.

 

En 1938, Hahn ayuda a escapar de Alemania a una de sus ayudantes Lisa Meitner, puesto que esta era de ascendencia judía. En este periodo Hahn realiza su descubrimiento más importante, y a la larga uno de los más influyentes del siglo XX: la fisión nuclear. Lo que como químico, supone un avance excepcional en el campo de la física y por lo que en 1944 recibiría el Nobel de Química. Este descubrimiento fue realizado “sin querer”, ya que lo que el realmente buscaba eran elementos químicos.

 

Durantela SegundaGuerraMundial Hahn permanece en Berlín trabajando en reacciones de fisión. Aunque permanece enla Alemanianazi, se oponía de manera clara a dicho régimen. Como hechos que pueden apoyar dicha postura encontramos su ayuda a judíos escondidos, a la propia Lise Meitner o que abandonasela Universidadde Berlín en señal de protesta.

 

Al finalizar la guerra Hahn era sospechoso de haber estado trabajando en un reactor atómico o en una bomba atómica para Hitler. Sin embargo, apoyando la idea de su desacuerdo conla Alemanianazi, se entrega a las autoridades británicas con el fin de demostrar su inocencia. Pese a dicho acto, por precaución, Hahn es internado junto a otros nueve científicos alemanes cerca de Cambridge.

 

Durante su periodo en Cambridge recibe dos noticias relevantes. La primera es el ataque con bombas atómicas de Estados Unidos a las ciudades japonesas de Nagasaki e Hiroshima, hecho por el cual siente una tremenda culpa ya que su descubrimiento de la fisión nuclear había provocado miles de muertes. La segunda noticia es la concesión del premio Nobel en Química, hecho que le alegra y por el que es felicitado por todos sus colegas de encierro. Sin embargo, no puede acudir a recoger el premio debido a su encierro.

 

Posteriormente a su encierro, desde 1948 hasta 1960 es presidente dela MaxPlanckSociety y se dedica a la lucha en contra del uso de la energía nuclear en el campo militar firmando varios comunicados y manifiestos. Después del final dela SegundaGuerraMundial se convierte en una personalidad de cierto renombre enla AlemaniaFederaly se opone abiertamente a la posible inclusión de armamento nuclear en dicho estado.

 

Como resultado de dicha lucha en contra del armamento nuclear, a partir de 1957, es nominado varias veces al Nobel dela Paz.Además, el Nobel dela PazLinusPauling le encuentra una de sus inspiraciones.

 

Muere en 1968 habiendo recibido numerosos premios tanto por su trabajo científico como por su lucha en contra del armamento nuclear.

 

Actualmente es considerado uno de los científicos más importantes del siglo XX.

 

Reflexión personal:

 

Desde mi punto de vista el comportamiento de Otto Hahn durante su vida ha sido bastante ético. Únicamente existe un hecho con el que podríamos criticar y condenar sus actos. Este hecho, a mi entender es el desarrollo de un gas venenoso, que no tiene otro fin que el de matar, durante la primera guerra mundial. Este gas es, bajo mi conocimiento, la única vez que Otto Hahn usa sus conocimientos de manera muy poco ética a sabiendas. Es cierto que desconocemos si se encontraba coaccionado o no, pero los hechos posteriores me ayudan a pensar que no era así, ya que posteriormente no tiene miedo a oponerse de manera clara al régimen de Hitler.

 

Aislando el desarrollo de dicho gas venenoso, bien es cierto que es la única vez que trabajo en algo que tiene una aplicación directa, cualquiera de los experimentos y descubrimientos anteriores y posteriores de este científico no traspasan, bajo mi punto de vista, la barrera de lo ético.

 

Creo, y estimo oportuno, que he de tratar con mayor profundidad y detenimiento su descubrimiento más notable: la fisión nuclear. Puesto que a la larga ha sido, de entre sus hallazgos, el que mayor repercusión ha tenido.

 

En mi opinión no hay manera de que podamos culpar a Otto Hahn del mal uso de su descubrimiento. Puesto que si leemos su biografía y somos consecuentes con sus actos durante y después de la segunda guerra mundial nunca tuvo ningún interés en una aplicación militar de la fisión, y, por lo tanto, no podemos achacarle lo que otros científicos desarrollaron posteriormente con su hallazgo. Debemos añadir que, como muchos otros descubrimientos, la fisión es descubierta “sin querer”, ya que en ningún momento se creía posible.

 

Ahora, creo que es oportuno entrar a valorar el sentimiento de culpa que parece tener Hahn después de saber sobre los ataques a Hiroshima y Nagasaki. Yo creo que es entendible y probablemente inevitable su sentimiento de culpa, puesto que un descubrimiento que el cree extraordinario y que puede traer grandes avances a la humanidad sirve, sin embargo, para quitar tal cantidad de vidas. Por otro lado, probablemente esto es inevitable, dado que no podemos controlar lo que los demás hacen.

 

No creo que podamos culpar a cualquier científico de la magnitud que tiene su descubrimiento, y no por esto deberían dejar de investigar o desarrollar tecnologías que puedan mejorar nuestra sociedad, aún teniendo en cuenta el peligro que estos puedan tener.

 

De la misma manera que la gente puede evaluar las aplicaciones de cualquier descubrimiento que no han sido productivos para la humanidad, deberíamos de evaluar los que sí que lo han sido. Echando mano del ejemplo de la fisión nuclear, deberíamos tener en cuenta que hoy en día no es posible producir la cantidad de electricidad necesaria en nuestra sociedad sin las centrales nucleares, que están basadas en la fisión nuclear.

 

Las conclusiones que saco sobre toda esta conclusión es que nadie puede controlar en qué se convertirán determinados avances científicos, y que, no por ello, se debería dejar de hacerlos.

 


Max Planck

16 abril 2012

Max Karl Ernest Ludwig Planck

(Kiel, Alemania, 23 de abril de 1858 – Gotinga, Alemania, 4 de octubre de 1947)

Biografía

Nació el 23 de abril de 1858 en Kiel, aunque pronto se trasladó a Munich. Allí se matriculó y graduó en el Maximiliansgymnasium. En 1874 se matriculó en la Facultad de Física de la Universidad de Munich. Allí paralelamente a su carrera, dedicó por su cuenta al estudio de la obra de Rudolf Clausius y preparó su tesis de doctorado que llevó por título “Sobre el segundo principio de la termodinámica” y que presentó en Munich con 21 años. En 1880 comenzó a ejercer como profesor en la universidad. En 1889, volvió a Berlín, donde desde 1892 fue el director de la cátedra de física teórica. Desde 1905 hasta 1909, Planck fue la cabeza de la Sociedad Alemana de Física

En 1913 ya se puso a la cabeza de la universidad de Berlín, y en 1918 recibió el Premio Nobel de física por la creación de la mecánica cuántica. Desde 1930 hasta 1937, Planck fue el primer referente de la KWG “Sociedad del emperador Guillermo para el Avance de la Ciencia. Durante la Segunda Guerra Mundial, Planck intentó convencer a Adolf Hitler de que perdonase a los científicos judíos. A pesar de la intensa vida repleta de estudios, avances y éxitos cosechados en el mundo de la ciencia por Max Planck, su vida estuvo llena de tragedias personales debido a la situación tan comvulsa en esa época. Uno de sus hijos fue muerto en acción en la Primera Guerra Mundial, y dos hijas suyas murieron durante el parto en el mismo periodo. Su casa fue destruída por bombas en la Segunda Guerra Mundial, y su hijo Erwin fue ejecutado por los nazis en 1944 después de habérsele acusado de planear el asesinato de Hitler.

En 1947 falleció en Gotinga a la edad de 89 años, y la KWG se renombró a la MPG “Sociedad Max Planck”

Investigación científica

Los descubrimientos de Planck, que fueron verificados posteriormente por otros científicos, fueron el nacimiento de un campo totalmente nuevo de la física, conocido como mecánica cuántica y proporcionaron los cimientos para la investigación en campos como el de la energía atómica. Su explicación en 1900 a la edad de 42 años, de la distribución de la radiación electromagnética del cuerpo negro y su estructura cuántica le dio fama universal y hacer que su nombre figuere en el elenco de científicos memorables. Reconoció en 1905 la importancia de las ideas sobre la cuantificación de la radiación electromagnética expuestas por Albert Einstein, con quien colaboró a lo largo de su carrera.

Ideología

Planck a lo largo de su vida tuvo que atravesar situaciones complicadas debido al marco histórico en el que se encontraba, la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Siempre fue respetuoso con la jerarquía, pero no dudaba en defender sus convicciones frente a otras opiniones del momento. Dio fé de su patriotismo y de apoyo a la monarquía antes y durante la Primera Guerra Mundial.

Repite en varias ocasiones discursos patrióticos, pero modera su actitud a partir de 1925, rechazando el boicot a las publicaciones británicas promovido desde Viena y lucha contra todos os intentos de aislamiento.

Políticamente es mas bien conservador, defendiendo el poder existente y siendo desfavorable al sufragio universal. Se niega sin embargo a hablar de aspectos ajenos al ámbito científico. Aunque no está de acuerdo del todo con el poder establecido, nunca se opone y aboga por la discreción

En 1933 se entrevista con Adolf Hitler, con el objetivo de ayudar a sus amigos debido a los problemas que estaban atravesando los científicos judíos, defendiendo que éstos podían ayudar a Alemania. Sus intentos no tuvieron mucho éxito, pero Planck en vez de rebelarse, prefirió seguir con su vida basada en la discreción.

Informe personal

A Max Planck se le considera como uno de los científicos colaboracionistas de su generación, aunque existen grandes diferencias con la mentalidad de otros científicos catalogados en este grupo, que participaron mucho más en el régimen.

Es cierto que la mentalidad de Planck era conservadora y patriótica, pero estudiando su vida queda patente que en muchas cosas no estaba de acuerdo. Max Planck era una persona que prefería vivir en la discreción, sin alzar la palabra, ya sea porque de verdad era esa su manera de ser, o por miedo a las consecuencias. Analizando su situación, a parte de científico, tenía una familia, y a lo largo de su vida ya había sufrido bastante viviendo la pérdida de varios miembros de su familia; estas desgracias le debieron llevar a la conclusión que en esos tiempos tan difíciles, era preferible vivir sin hacer mucho ruido.


PHILIPP LENARD

15 abril 2012

GANADOR DEL PREMIO NOBEL DE FÍSICAS EN 1905 POR SU TRABAJO EN LOS RAYOS CATÓDICOS


Biografía

Philipp Eduard Anton von Lenard, nació en Presburgo, Imperio Austríaco el 7 de junio de 1862 y murió en Messelhausen, en Alemania Occidental, el 20 de mayo de 1947, fue un físico húngaro nacionalizado alemán. Fue ganador del premio Nobel de Física en 1905 por sus investigaciones sobre los rayos catódicos y el descubrimiento de muchas de sus propiedades.

Lenard estudió Física en Budapest, Viena, Berlín y Heidelberg bajo la dirección de Bunsen, Helmholtz, Königsberger y Quincke, y obtuvo su doctorado en 1886 en la Universidad de Heidelberg. Durante muchos años trabajó como profesor y como ayudante de grandes físicos.

Sus investigaciones se basaron en gran parte alrededor de los rayos catódicos, que son aquellos que se producen en un electrodo inserto en un tubo de Crookes que contiene en su interior un gas altamente enrarecido. En el transcurso de sus experimentos situó una ventana de aluminio en su trayectoria, constatando que la radiación era capaz de atravesarla, por lo que dedujo, un tanto erróneamente, que se trataba de una radiación de naturaleza ondulatoria, es decir, radiación electromagnética.

Lo destacable de dicha investigación es que Lenard descubrió que los rayos catódicos eran capaces de atravesar la materia, y que la densidad de ésta se relacionaba directamente con la profundidad que la radiación penetraba. Y por estos estudios recibió el Premio Nobel de física en 1905.

Desarrollo de su historia

Desde principios del siglo XVIII se conocía un hecho curioso: al sacar la mayor parte del aire de un recipiente herméticamente cerrado usando una bomba de vacío, el comportamiento eléctrico dentro del recipiente cambiaba. Las chispas electrostáticas producidas con electrodos parecían alcanzar una mayor longitud que fuera del recipiente, siendo mayor cuanto más aire se sacaba de él.

Parecía claro que “algo” estaba siendo emitido por el polo negativo (el cátodo), y que ese “algo” se transmitía en línea recta en forma de rayos, pues si se interponía en su camino una lámina de metal con una cierta forma, dejaba una sombra detrás. Este “algo” recibió el nombre de rayos catódicos, propuesto por el alemán Eugen Goldstein en 1876.

Los rayos catódicos son un fenómeno generado cuando se produce una descarga eléctrica en un gas rarificado. Si se conduce una corriente eléctrica a través de un tubo de vidrio que contiene gas rarificado, aparecen ciertos fenómenos de radiación en el gas y alrededor de los cables o polos a través de los que circula la corriente. Estos fenómenos tienen distinta forma y naturaleza si el gas se rarifica aun más. Cuando la presión es suficientemente baja, se emiten rayos desde el polo negativo, llamado “cátodo”, que son invisibles al ojo humano pero que pueden observarse a través de ciertos efectos peculiares. Esto se debe al hecho de que, cuando estos rayos inciden sobre las paredes del tubo de vidrio, o en otros obstáculos en su camino, hacen que éstos brillen y son capaces de calentar hasta la incandescencia los objetos contra los que se dirigen. Como los rayos de la luz ordinaria, se propagan en línea recta, pero se diferencian de ellos en que pueden desviarse de su camino rectilíneo mediante un imán.

Las características generales de estos rayos catódicos se conocen desde hace mucho tiempo, aunque no con la profundidad suficiente como para discernir su verdadera naturaleza. En aquella época prevalecían dos conceptos básicamente diferentes. De acuerdo con uno de ellos, defendido principalmente por físicos alemanes, los rayos catódicos consistían, como los rayos de luz ordinaria, en un movimiento ondulatorio del éter. De acuerdo con el otro concepto, que era especialmente popular entre los físicos ingleses, los rayos catódicos consistían en partículas que eran emitidas por el cátodo y que tenían carga eléctrica negativa. La decisión a favor de una u otra de estas teorías requería de resultados experimentales. Estos experimentos, sin embargo, eran difíciles por el hecho de que estaban restringidos a los fenómenos en el interior del tubo, ya que los rayos terminaban en la pared de éste. La cuestión de si podían existir o no fuera del tubo no tenía respuesta.

Éstas eran las circunstancias prevalecientes cuando Lenard comenzó su trabajo con los rayos catódicos en 1893. En 1892, Hertz había descubierto ya, que los rayos catódicos eran capaces de atravesar el metal si se trataba de una capa suficientemente fina. Lenard empezó a experimentar, de forma que para el intento de sacar los rayos catódicos fuera del recipiente, empleó un tubo que no estaba hecho completamente de vidrio, sino que en un extremo terminaba en una lámina muy fina de aluminio. Cuando los rayos catódicos alcanzaron esta “ventana de aluminio” de Lenard, observó que la atravesaban y continuaban su camino por el aire fuera del tubo. Esto constituyó un descubrimiento con las consecuencias más profundas, sobre todo en lo que al estudio de los fenómenos de radiación se refiere.

Simplemente observando lo que sucedía cuando los rayos salían del tubo, Lenard comprobó dos características importantes: una, que los rayos catódicos eran invisibles al ojo humano y dos, que no sólo los rayos podían escapar del tubo, sino que eran capaces de atravesar el aire de la habitación hasta llegar a las sales de fósforo. Eso sí, no llegaban muy lejos, unos 10 cm de aire que eran suficientes para absorber los rayos completamente.

Lenard realizó experimentos sobre la absorción de los rayos catódicos con distintas sustancias, y llegó a una conclusión curiosa. Mientras que los materiales absorben o no radiaciones electromagnéticas con gran variabilidad, dependiendo de la sustancia y del tipo de radiación. En el caso de los rayos catódicos todas las sustancias se comportaban igual, cuanto más densa la sustancia, más absorbía y peor la atravesaban los rayos. Naturalmente, como en el caso de cualquier otra absorción, cuanto más espesor, más absorción se producía, pero lo único propio del material que influía en la absorción parecía ser la densidad. Finalmente, el resultado fue sorprendente, la única característica determinante era el peso de los materiales. Cualquier cosa con igual peso absorbía de manera idéntica, cualquier cosa más ligera absorbía menos, y siempre proporcionalmente al peso o la masa.

Lenard mantenía la idea sobre la naturaleza de los rayos catódicos como ondas de éter, como la luz. Esta hipótesis se vio reforzada, a ojos del físico, cuando hizo otro experimento en el que extrajo el aire de la habitación fuera del tubo. Cuanto menos aire había en la habitación, mejor se transmitían los rayos catódicos y cuando apenas había aire en la habitación los rayos la atravesaban sin problemas. La conclusión de Lenard fue, por tanto, que se trataba de “vibraciones del éter”. Existía otra posibilidad que también explicaba este comportamiento y era la hipótesis corpuscular de Thomson, pero Lenard la rechazaba. Tras mejorar los tubos que utilizaba, Philipp estudió otra propiedad muy curiosa de estas supuestamente ondas etéricas, eran desviadas por los imanes, que era otra pista de la verdadera naturaleza de los rayos, pero Lenard no fue capaz de llegar a ella. Finalmente fue Thomson quién explicó y demostró la verdadera naturaleza de estos rayos.

Fue entonces posible estudiar los rayos catódicos bajo condiciones experimentales mucho más sencillas y convenientes, y también separar las condiciones necesarias para la producción de los rayos dentro del tubo de otras diferentes correspondientes al estudio de su propagación y otras características.

Se había observado que los rayos catódicos no sólo eran emitidos en los tubos de descarga de Crookes, sino que también se producían en unas circunstancias muy extrañas, como por ejemplo al hacer incidir radiación ultravioleta contra ciertos metales, en lo que se denominó efecto fotoeléctrico. Cuando Lenard se puso a realizar detallados experimentos al respecto, observó que todo era bastante raro, ya que el hecho de que salieran rayos catódicos no tenía nada que ver con la intensidad de la radiación, sino únicamente con su frecuencia. Sin embargo, la intensidad de la radiación influía en la de los rayos que salían del metal.

Lenard se equivocaba, y la explicación correcta no la daría un inglés, sino nada menos que un judío, Einstein. Quién obtuvo un Premio Nobel por ello, al explicar con elegancia el efecto fotoeléctrico.

Aunque no fuera tan genial como Thomson o Einstein, se trataba de un individuo inteligente y capaz, pero políticamente era otra historia. Había nacido en Hungría, y en su juventud fue un ardiente nacionalista y rechazaba la influencia alemana. Sin embargo, tras ser rechazado en la Universidad de Budapest, acabó en la de Heidelberg. Obtuvo su doctorado en Alemania y allí permaneció el resto de su vida, donde se volvió un fanático defensor del país y su cultura.

Parte del problema de Lenard como teórico es que no era objetivo. A Philipp no le gustaban demasiado las ideas de los físicos ingleses sobre los rayos catódicos, entre otras cosas, porque eran ingleses y no alemanes. Y también le sucedía lo contrario claro, las ideas de Hertz y algunos físicos más, le parecían más acertadas, además de por sus méritos objetivos porque eran alemanes. A Lenard desgraciadamente, le importaba más quién aportaba esas teorías, que el fundamento que en ellas se consideraba.

Despreciar, como despreciaba, a los físicos ingleses, es algo verdaderamente triste, más aún cuando eran mejores teóricos que él, pero Lenard fue mucho más allá en su irracionalidad política. Se unió al partido Nazi, y fue uno de los fundadores del movimiento de la Deutsche Physik que menospreciaba no sólo el modo de hacer física en otros lugares, sino especialmente la Jüdische Physik, la “física judía” de Einstein y otros. Los partidarios de este movimiento hostigaron sin piedad, además, a cualquier físico alemán no judío que, utilizando su raciocinio y careciendo de los ridículos prejuicios de estos individuos, estuviese de acuerdo o aceptase las ideas de los “físicos judíos”. Así sufrieron los llamados “judíos blancos”, como Sommerfeld, Heisenberg, Planck… los que tenían la suficiente objetividad para aceptar o rechazar una idea científica sin mirar quién la había sugerido antes.

Naturalmente, mientras Lenard aún vivía, la física de Einstein, Heisenberg y algunos más, la más despreciada por él, revolucionaría la ciencia con la cuántica y la relatividad. El propio Lenard perdió su puesto emérito en la Universidad de Heidelberg en 1945, cuando Alemania perdió la Segunda Guerra Mundial y él tenía 83 años, pero ya había visto casi todos sus sueños políticos caer uno tras otro (afortunadamente).

Independientemente de la personalidad e ideas políticas de Philipp Lenard, su calidad como experimentador es indiscutible. Tal vez Einstein no hubiera podido explicar el efecto fotoeléctrico si Lenard no hubiera dispuesto todos los datos empíricos antes; tal vez Röntgen no hubiera descubierto los rayos X sin su tubo de Lenard. El descubrimiento de Lenard de que los rayos catódicos pueden existir fuera del tubo de descarga, en particular abrió nuevos campos de investigación en la Física. Proporcionó un nuevo ímpetu a la búsqueda de otras fuentes desconocidas de rayos similares, y los descubrimientos revolucionarios de algunos ganadores anteriores del Premio Nobel como Röntgen, Becquerel y Curie. La Física, avanzó gracias a él. De modo que a mi parecer, despreciando el lado personal, hay que reconocer el mérito científico de Lenard.

Por la importancia global del trabajo sobre los rayos catódicos de Lenard, y por su valor científico y naturaleza pionera, la Real Academia Sueca de las Ciencias decidió otorgarle el Premio Nobel de Física de 1905.

Fuentes

–  www.biografiasyvidas.com/biografia/l/lenard.htm

–  www.cienciahoy.org

–  www.acc.org.es/docos/exposiciones/disc5/ciencia_y_nacismo.pdf

–  www.encyclopedia.com/…/Philipp_Lenard.aspx

– www.nobelprize.org/nobel…/lenard-bio.html


Peter Debye (1884-1966)

15 abril 2012

Su nombre completo era Peter Joseph Wilhelm Debye. Físico y químico estadounidense de origen holandés, nacido en Maastricht el 24 de marzo de 1884, y fallecido en Ithaca (Nueva York) el 2 de noviembre de 1966. Fue galardonado con el Premio Nobel de Química en 1936, “por sus contribuciones para el conocimiento de la estructura molecular a través de sus investigaciones acerca de los momentos dipolares, la difracción de los rayos X y los electrones en el interior de los gases“.

BIOGRAFIA

Cursó sus estudios primarios y secundarios en escuelas e institutos públicos de su ciudad natal. Pasó luego al Instituto Aachen de Tecnología, donde obtuvo el título de diplomado en Tecnología Eléctrica en 1905, bajo la supervisión de Arnold Sommerfeld.

Inició, entonces, su andadura laboral en calidad de ayudante de los técnicos y mecánicos que prestaban sus servicios en dicho instituto, y al año siguiente marchó a Alemania para ampliar sus conocimientos en la Universidad de Munich, donde cursó la carrera de Física Teórica.

Doctorado en dicha materia en 1908, también bajo la supervisión de Sommerfeld, el cual le había nombrado asistente personal, emprendió su trayectoria docente en la misma universidad alemana donde había completado sus estudios superiores, y permaneció en ella, en calidad de lector, hasta 1910. En dicha fecha se incorporó a la plantilla docente de la Universidad de Zurich (Suiza), donde impartió la materia de Física Teórica durante dos años. Luego continuó su carrera docente en su país natal, al sumarse al claustro de la Universidad de Utrecht; y, a continuación, volvió a afincarse en suelo alemán para dar clases de Física Teórica en la Universidad de Gottïngen, donde ocupó el cargo de Director del Departamento Teórico del Instituto de Física. En el transcurso de los seis años que pasó como profesor en Alemania, Peter Debye se incorporó como redactor al equipo de científicos que editaba la prestigiosa revista Physikalische Zeitschrift, con la que habría de colaborar hasta 1940.

En 1920, Debye regresó a Zurich en calidad de profesor de Física y Director de la Escuela de Ingeniería Técnica de dicha ciudad. Allí permaneció durante siete años, al término de los cuales volvió a Alemania para ejercer la docencia en la Universidad de Leipzig. En 1934, su prestigio científico se había incrementado tanto que recibió la oferta de sumarse, como Director del Instituto Max Planck, al celebérrimo Instituto de Física “Kaiser Wilhelm”, de Berlín-Dahlem, al que habría de permanecer vinculado desde 1934 hasta 1939. Por aquel tiempo, compaginó sus labores de dirección e investigación en dicho centro con el ejercicio de la docencia en la Universidad de Berlín, y alcanzó prestigio universal tras ser galardonado con el Nobel (1936).

En 1940, su fama le condujo hasta los Estados Unidos de América, donde fue invitado a impartir cursos y conferencias en los principales foros científicos y tecnológicos. Peter Debye decidió quedarse definitivamente en suelo norteamericano, donde tenía ocasión de seguir desplegando una intensa labor científica, merced a la oferta que le había hecho la Universidad de Cornell, ubicada en Ithaca (Nueva York). Allí ocupó la plaza de catedrático y Director del Departamento de Química.

Plenamente integrado en su nuevo lugar de trabajo y residencia, solicitó y obtuvo la nacionalidad estadounidense en 1946. Continuó dando clases de Química en la Universidad de Cornell hasta la fecha de su jubilación (1952), y alcanzó luego el grado de profesor Emérito.

Dejó escritos algunos tratados científicos de notable interés, entre los que cabe recordar Estructura de las moléculas y Magnetismo y Física nuclear.

APORTACIONES CIENTÍFICAS

En la segunda década del siglo XX (entre 1911 y 1916), el científico de Maastricht se especializó en el estudio del calor específico, y llegó a enunciar una valiosa teoría sobre la variación de la capacidad calorífica con la temperatura. Más adelante, estudió en profundidad el denominado efecto Compton, enunciado en 1923, que pone de manifiesto la naturaleza corpuscular de la luz, y realizó también interesantes descubrimientos acerca de la conductibilidad eléctrica de los líquidos.

Durante su segunda estancia en Zurich, hacia 1923, estudió, en colaboración con el físico y matemático berlinés Erich Hückel (1898-1980) -antiguo alumno suyo-, las propiedades de las disoluciones electrolíticas, en las que las sales disueltas se descomponen en dos iones, el catión (positivo) y el anión (negativo). Fruto de esta colaboración fue la denominada teoría de Debye-Hückel, a partir de la cual ambos científicos dedujeron una expresión matemática que permite determinar ciertas propiedades, como la conductividad eléctrica, en disoluciones de electrólitos fuertes. Para llegar a dicha expresión, Debye y Hückel habían partido previamente de la hipótesis de que los electrólitos fuertes en disolución se encuentran totalmente disociados.

Mayor importancia en el avance de la Ciencia contemporánea tuvieron las investigaciones de Debye acerca de la estructura molecular de las substancias químicas. Trabajó sobre el momento dipolar de las moléculas y llegó a establecer la disposición de los átomos y las distancias de separación que hay entre ellos.

Convencido, en efecto, de la existencia de momentos dipolares eléctricos permanentes para las moléculas, Debye se centró en su estudio y descubrió el mecanismo que permite medir tales momentos, así como el modo en que pueden ser aprovechados para reconstruir la configuración de las moléculas simples. En reconocimiento a estas aportaciones, la unidad de momento dipolar eléctrico fue bautizada con el nombre de debye (D).

Debye colaboró también con Scherer en el desarrollo de un nuevo método de difracción de rayos X, basado en la utilización de cristales en polvo, de tamaño diminuto, que sustituyen las estructuras cristalinas grandes.

Gracias a estas aportaciones científicas, Peter Debye, obtuvo numerosas medallas y premios. Además fue honoris causa de las principales universidades de todo el mundo.

OBRAS DESTACADAS

  • Teoría cuántica y Química (1928)
  • Moléculas polares (1929)
  • Estructura molecular (1931).

OPINION PERSONAL

Como se puede apreciar, Peter Debye fue un apasionado de la ciencia desde bien joven, ayudando a los técnicos y mecánicos de su instituto.  Aunque hay que mencionar que la teoría de Debye-Hückel, que parte de la hipótesis de que los electrólitos fuertes en disolución se encuentran totalmente disociados, no es del todo cierta, ya que, más tarde, en la teoría de Arrhenius (1859-1927), se demostró que la disolución es sólo parcial.

Aún así, Peter Debye siempre estuvo vinculado a la enseñanza y la investigación incluso en la recta final de su vida.

En cuanto a su vida, opino que fue mucho más fácil que la de otros compañeros suyos de la Conferencia de Solvay. He leído en algún artículo que Debye se fue a EEUU, en parte, porque los Nazis le forzaron a obtener la ciudadanía alemana, y este se negó. Una vez allí, pudo incluso plantearse volver a Europa, pero dado que el mundo estaba sacudido por la II Guerra Mundial (1939-1945), probablemente decidió quedarse definitivamente en EEUU.

Hay artículos que opinan que Debye apoyaba a la sociedad judía y otros que dicen que colaboró con los nazis. Por otra parte, en una entrevista realizada a su hijo, este declaró que su padre era apolítico.

En cualquier caso, Peter Debye participó en el proyecto de la bomba atómica pero fue antes de que estallase la guerra, es decir, durante su estancia en Alemania. Es cierto que Debye siguió investigando  y aportando nuevos datos para el desarrollo de la bomba atómica pero de una manera indirecta.

BIBLIOGRAFÍA

http://www.multilingualarchive.com

http://www.ecured.cu

http://www.mcnbiografias.com


KURT DIEBNER

15 abril 2012

DATOS BIOGRÁFICOS:

Kurt Diebner nació el 13 de mayo de 1905 en Obernessa am Naumburg, Alemania. Desconocemos otros datos de su historia, pero si nos consta que en 1.925 se desplaza a la universidad de Halle, donde estudió física nuclear. Posteriormente hace el doctorado en la Universidad de Innsbruck en el año 1.930. Se graduó en 1931 con una tesis sobre la “Ionización de los Rayos Alfa”. Trabajó en los laboratorios dela Oficinade Normalización en un proyecto para la construcción de un acelerador de partículas, usando alto voltaje para la transformación atómica.

En 1.939la Wehrmachtlo nombra Director Administrativo del programa alemán para la construcción de un arma nuclear (El denominado Club del Uranio). Fue director del Consejo de Investigación nuclear, bajo el  mando del general Carl Heinrich Becker, dela HWA.

Diebner trabaja en esta época con el profesor Schardin en el desarrollo de explosivos, similares a los que hacía el profesor Schardin parala Lufwaffeen Berlin-Gottow. También fue responsable de planificación del Reich para el ejército alemán, durante todala Guerra.

Durante la guerra, fue también  nombrado Comisionado dela Plantade Producción de Agua Pesada en Noruega y director provisional del Instituto de Física Kaiser Wihelm.

Al terminarla Guerra, Diebner, junto con los demás  científicos alemanes que habían colaborado en el proyecto de la bomba atómica fueron conducidos y encarcelados en un caserón aislado, en la localidad inglesa de Farm Halla, e interrogados acerca de sus logros reales, así como gravadas sus conversaciones. Los resultados de estas investigaciones, fueron clasificados como Alto Secreto y tardaron en publicarse 47 años.

A principios de 1.946 Diebner es repatriado a Alemania del Este, instalándose en Flensburg, donde crea una empresa de la que será director y propietario, denominada Durag-Apparatebau GMBH.

Diez años después de finalizada la guerra, Diebner presentó una solicitud de patente para un nuevo tipo de reactor “de dos etapas”, que podría haber generado plutonio. Una sección del interior del reactor podía usar uranio enriquecido para alcanzar una reacción en cadena autosustentable (que se retroalimenta a sí misma), mientras que la sección externa (mucho más grande) rodeaba el reactor interno y se mantenía funcionando a niveles subcríticos. Entonces, se podía extraer el plutonio de la sección interior. Parece ser que la solicitud de patente de Diebner, en 1955, tuvo como origen su último experimento de la guerra.

Desde 1.957 fue profesor dela EscuelaEstatalde Ingenieros Navales de Fleinsburg.

Murió a los 59 años de edad, en Oberhausen.

ORIGENES DE LA BOMBA ATÓMICA. PAUTAS HISTÓRICAS A TENER EN CUENTA:

1º.- Becquerel descubre la radiactividad y a partir de ese momento, se inicia el descubrimiento de otros elementos radiactivos, siendo los primeros del matrimonio Curie. El primero en descubrirse es el radio, después el polonio.

2º.- En las décadas siguientes se descubren los isótopos radiactivos.

3º.- Se producen varios accidentes con el uso de estos materiales, y por ello, en 1.927, se establece, por parte de Müller, la correlación entre las radiaciones y determinados efectos biológicos.

4º.- Poco a poco se van conociendo las propiedades físicas y químicas más importantes de las distintas fuentes de radiación.

LA BOMBA DE HITLER. (Participación de Kurt Diebner)

            A mediados de 1939 nueve físicos nucleares entre ellos Kurt Diebner, Erich Bagge, Otto Hahn, Werner Heisenberg, Paul Harteck y Carl Friedrich von Weizsäckerse son convocados a instancias del Departamento de Armamentos del Ministerio de Guerra, y pasan a formar parte del “Proyecto Uranio” encargados de llevar adelante investigaciones para producir explosivos en base a la fisión del uranio. Alemania es así la primera nación que se embarca oficialmente en un proyecto militar de este tipo.

Se ha debatido mucho sobre la postura de todos estos físicos ante la Guerra. Enun primer momento, y tras la detención y encierro de todos los físicos colaboracionistas en Farm all, se consideró que Alemania estaba muy lejos de obtener nada parecido a una bomba atómica, y que los físicos implicados en el Proyecto Uranio, tenían ciertos escrúpulos en desarrollar la bomba para los nacis. Tan es así, que no fueron juzgados por crímenes de guerra. Sin embargo, ya en las mismas conversaciones de Farm All, Diebner hizo notar al resto su convencimiento de que los estaban gravando, por lo que, puede ser que las conversaciones allí recogidas, estuviesen influidas por ese convencimiento y por la necesidad de desvincularse del régimen Naci.

Posteriormente, y  tras la desclasificación de innumerables documentos existentes en los archivos americanos, ingleses y rusos, , parece ser que se llegó a la conclusión de que, si bien Heisenberg ( enemigo natural de Diebner) y Weizsäcke, que  estaban al frente de uno de los grupos de investigación, no estaban por la labor de construir una bomba atómica, en cambio  Kurt Diebner,  al frente de un grupo “rival”, que contaba con el decidido y firmísimo apoyo del físico nuclear experimental Walther Gerlach, (este último muy seducido con la idea de construir un arma atómica)  no parecían sacudidos por los escrúpulos morales de Heisenberg o Weizsäcker.

En efecto, todo apunta a que el grupo de Diebner,  si bien tuvo al tanto a Heisenberg en cuanto a la experimentación sobre reactores o separación de isótopos, mantuvo a este al margen de toda información en lo referente al desarrollo del arma atómica. Incluso podría haber llegado realmente desarrollar una y hacerla explosionar en Turinga.

En febrero de 1942, los oficiales del ejército alemán que eran responsables del desarrollo de armamento describieron los progresos del Proyecto Uranio en un informe titulado “Producción de energía a partir del uranio”. En ese trabajo, descubierto recién en la década del 80, los militares se basan exclusivamente en los descubrimientos de Hahn, Harteck, Heisenberg y los demás científicos que trabajaban en el proyecto. El reporte termina diciendo que el uranio-235, que constituye sólo el 0,7% de todo el uranio natural —el resto es uranio-238, no fisionable— podría usarse para construir un arma nuclear millones de veces más potente que el mejor explosivo convencional. También argumenta que un reactor nuclear, una vez puesto en marcha, podría producir plutonio, al que describe como “un explosivo de fuerza comparable” a la del uranio. Sigue diciendo que “la masa crítica de un arma semejante sería de entre 10 y100 kg”, lo cual está muy cerca de las estimaciones de los aliados (6 de noviembre de 1941): de2 a100 kg. Este dato está registrado en la historia oficial del Proyecto Manhattan, que se conoce como “Informe Smyth”.

El borrador de la solicitud de patente de von Weizsäcker (1941), que probablemente constituye el más sorprendente de todos los hallazgos hechos en los documentos rusos, deja bien en claro que este científico sí entendía perfectamente tanto las propiedades como las posibles aplicaciones militares del uranio. La patente dice textualmente: “La producción del elemento 94 (el plutonio) en cantidades utilizables en la práctica se lleva a cabo mejor mediante el uso de la ´máquina de uranio´ (el reactor nuclear)”. Y sigue: “Es especialmente ventajoso – y es también el principal beneficio de este invento- el hecho de que el elemento 94 así producido pueda ser separado químicamente con facilidad del uranio”.

Von Weizsäcker deja asimismo en claro que el plutonio podría usarse en una bomba de gran poder. “Con respecto a la energía por unidad de peso, este explosivo podría ser diez millones de veces más potente que cualquier otro explosivo existente, y sólo comparable con el uranio-235 en estado puro”, escribe. Más tarde, en la patente definitiva, von Weizsäcker describe un “proceso para la producción de energía explosiva a partir de la fisión del elemento 94. En ella, el elemento 94 es colocado todo junto en un solo lugar, por ejemplo una bomba, en cantidades tales que la apabullante mayoría de los neutrones producidos por la fisión excite nuevas fisiones y no abandone la masa de material”.

Estamos hablando, ni más ni menos, que de la solicitud de patentamiento de una bomba de plutonio. El 3 de noviembre de 1941, la solicitud fue reenviada con el mismo título: “Extracción técnica de energía, producción de neutrones y manufactura de nuevos elementos mediante la fisión del uranio o elementos pesados semejantes”. Esta nueva versión se diferenciaba de la otra en dos puntos importantes: primero, el titular era ahora el Instituto Kaiser Wilhelm en lugar de von Weizsäcker solo. En segundo lugar, se la había censurado minuciosamente, quitando toda mención a bombas o explosivos nucleares.

El libro de Karlsch, “La bomba de Hitler” explica lo que ya se sabía del trabajo alemán sobre reactores nucleares y separación de isótopos en tiempos de guerra, y basándose en los nuevos documentos rusos, desclasificados, nos cuenta que mientras que los experimento de Heisenberg usaban capas alternadas de uranio y moderador, el equipo de Diebner había desarrollado un enrejado tridimensional de cubos de uranio incrustados en el moderador. Heisenberg nunca dio a Diebner y sus subordinados el crédito que se merecían por sus descubrimientos, pero se aprovechó del diseño de Diebner para llevar a cabo el último experimento efectuado en Haigerloch, en Alemania sudoccidental.

Karlsch revela ahora que Diebner se las arregló incluso para efectuar aún otro experimento en los últimos meses de la guerra, aunque sus detalles exactos no se conocen. Luego de tomar una serie de mediciones, Diebner escribió una breve carta a Heisenberg, con fecha 10 de noviembre de 1944. En ella le informaba acerca del experimento y le notificaba que había habido problemas con el reactor. Desafortunadamente, no hay otras fuentes escritas acerca de este último experimento con un reactor nuclear efectuado en Gottow. Los estudios de arqueología industrial realizados en el sitio durante 2002 y 2003 sugieren que en ese reactor se produjo una reacción en cadena, que, si bien puede haber sido de muy breve duración, debe haber terminado en un accidente nuclear.

El libro de Karlsch, nos sigue diciendo que  un grupo de científicos subordinados a Diebner, en efecto construyeron y probaron un arma nuclear, con el enorme apoyo de Walther Gerlach, un físico nuclear experimental que en 1944 estaba a cargo del Proyecto Uranio para el Consejo de Investigaciones del Reich. En apariencia, Hahn, Heisenberg, von Weizsäcker y la mayoría de los demás científicos del proyecto no estaban informados de la existencia de esta bomba. El artefacto estaba diseñado para funcionar en base a una reacción de fisión, pero no era en realidad una bomba “atómica” como las que se lanzaron contra Nagasaki e Hiroshima. Y a pesar de que también estaba diseñada para aprovechar las reacciones de fusión, tampoco tenía nada que ver con las bombas “de hidrógeno” probadas por los Estados Unidos yla Unión Soviética en los años 50.

En lugar de ello, se moldeaba una masa de alto explosivo convencional dejándole un hueco en el centro, para enfocar la energía y el calor de la explosión en dirección a un solo punto, en el interior del blindaje. Allí se combinaban pequeñas masas de uranio enriquecido y una fuente de neutrones, todo inmerso en una mezcla de deuterio-tritio. Esta arma debe haber sido más bien una bomba nuclear táctica que estratégica, y en cualquier caso no hubiera podido ganar la guerra para Hitler. No queda claro si este diseño fue exitoso o no, ni si lo que se producía era una fisión o una fusión. Pero lo importante de esto es la revelación de que, en los últimos y desesperados meses de la guerra, un pequeño grupo de científicos estaba tratando de lograrlo.

OPINION, RESPECTO A TODO LO LEIDO (NO SOLO PARA REDACTAR ESTE ARTÍCULO).

            Poco podemos concluir sobre sus ideas, o mejor dicho sobre la ideología de Diebner, aunque de lo poco que conocemos de su historia, obtengo las siguientes conclusiones:

            1º.- Parece ser que fue un convencido de la ideología nazi. Tanto por los puestos de responsabilidad que ostentó en el Régimen, como, por su empeño en desarrollar una bomba que diese la victoria a Hitler, tenemos que concluir  que simpatizaba especialmente con dicho régimen,

            2º.- Me parece que fue un hombre de principios (puede que equivocados, pero principios, al fin y al cabo). Y ello lo deduzco de dos hechos.

            A.- su postura pareció ser siempre la misma, sin ambivalencias (no fluctuó de un lado a otro como hizo Heisenberg), y permaneció fiel a su país, y a sus jefes hasta el final de la guerra, y que sepamos, una vez terminada esta, no justificó en ningún momento su postura, tratando de hacerse pasar por un opositor al nazismo.

            B.- A pesar del importante papel que desarrolló en las investigaciones nucleares nazis, y de que fue extraditado a Alemania del Este, sin embargo no entró a formar parte de los equipos de científicos nucleares rusos (como algunos de sus compañeros del Proyecto Uranio). Desconocemos si en algún momento fue invitado a ello, o no, pero parece lógico pensar que el Kremlin le hubiese hecho una oferta, y si Diebner era una persona de creencias nacional-socialistas, evidentemente no podía comulgar con el régimen comunista.

BIBLIOGRAFIA.

– La bomba de Hitler por Marcelo Dos Santos

www.exordio.com

-wuwa!-Wunderwaffen: el proyecto atómico nazi

www.tercer-reich.com

www.elmundo.es (artículo de Cesar Vidal de 20 enero de 2.002

www.wikipedia.es

www.lacomunidad.elpais.com

www.paralibros.com

.www.am.com.mx

www.lasegundaguerra.com

www.paralibros.com

 

Fdo.: Rafael Caballero Bonilla