Trabajo final CiCo

23 mayo 2012

Por si acaso adjunto el link de nuestro trabajo en el blog.

http://prezi.com/wmltewgb-igu/edit/#0_5797907


Marie Curie

19 abril 2012

Marie Curie  (7 de Noviembre 1867 – 4 de Julio 1934) 

Vida y logros conseguidos

  • Infancia:

       Marie Curie, cuyo nombre de nacimiento era María Sklodowska nació el 7 de noviembre de 1867 en Varsovia, Polonia. Sus padres fueron un profesor de física y matemáticas, y su madre una maestra, pianista y cantante, siendo la menor de cinco hijos Zofia (1862), Józef (1863), Bronislawa (1865), Helena (1866) y ella.

En aquel momento de la historia casi toda Polonia estaba ocupada por Rusia, que, había impuesto su lengua y sus costumbres, tras haber aplacado por la fuerza varias revueltas nacionalistas polacas, aun así Marie y su hermana Helena, pudieron asistir a clases clandestinas ofrecidas en un pensionado en las enseñaban la cultura polaca.

Desde pequeña Marie era una apasionada de la lectura, sobre todo de la historia natural y la física, aprendiendo a leer a los cuatro años. En la secundaria era la primera alumna de su clase, hablando por lo menos cuatro idiomas, ruso, polaco, alemán y francés, graduándose con quince años.

  •  Investigación y estudios.

En 1891 a los 24 años se trasladó a París para continuar sus estudios en la Facultad de Ciencias Matemáticas y Naturales de la Universidad de la Sorbona. Una joven muy capaz dedicada únicamente al estudio.

En 1893 consiguió licenciarse en física, obteniendo el primer puesto de su promoción. En 1894 también se licencia en matemáticas.

Ese mismo año conocería a su marido, Pierre Curie, profesor de física y compañero de trabajo en unos laboratorios, casándose con él, el  26 de Julio de 1895. Juntos trabajaron en los estudios del físico Henri Becquerel, descubridor de que las sales de uranio transmitían unos rayos de naturaleza desconocida. Además de interesarse por el reciente descubrimiento de los rayos X, por parte del físico Wilhelm Rontgen.

Hacia finales de 1897 Marie Curie había obtenido dos títulos universitarios y una beca, y había publicado una importante monografía acerca de la imantación del acero templado.

  •  Logros y premios.

Tras una doble titulación, el siguiente reto era la obtención del doctorado. Hasta ese momento, la única mujer que había logrado doctorarse era la alemana Elsa Neumann.

El primer paso era la elección del tema de su tesis. Centrándose en los trabajos del físico Henri Becquerel, que había descubierto que las sales de uranio transmitían unos rayos de naturaleza desconocida. Este trabajo estaba relacionado con el reciente descubrimiento de los rayos X. Marie se interesó por estos trabajos y, con la ayuda de su esposo, decidió investigar la naturaleza de las radiaciones que producían las sales de uranio.

En el  mes de julio de 1898 los esposos Curie pudieron anunciar el descubrimiento de una nueva sustancia radiactiva muchísimo más poderosa que el uranio y el torio, Marie le dio el nombre de Polonio en recuerdo de su amada Polonia.

En diciembre del mismo año revelaron la existencia de un segundo elemento químico, al que bautizaron con el nombre de Radio, debido a su enorme radiactividad.

El 25 de Junio de 1993 Marie publicó su tesis doctoral sobre la radiactividad natural, titulada “Investigaciones sobre las sustancias radiactivas” siendo galardonada con el Premio Nobel de Física  “en reconocimiento de los extraordinarios servicios rendidos en sus investigaciones conjuntas sobre los fenómenos de radiación descubierta por Henri Becquerel”, siendo la primera mujer en conseguir tal galardón.

Pero esto solo sería el principio de su gran carrera científica, en 1906 Marie obtuvo la cátedra de física en la Sorbona y el 15 de Noviembre del mismo año dio su primera lección en la universidad, con una expectación máxima ya que era la primera mujer de la historia que impartía clase en una universidad.

En 1910 demostró que se podía obtener un gramo de radio puro. Al año siguiente recibió el  Premio Nobel de Química «en reconocimiento de sus servicios en el avance de la Química por el descubrimiento de los elementos radio y polonio, el aislamiento del radio y el estudio de la naturaleza y compuestos de este elemento»

De esta manera Marie Curie fue la primera persona a la que se le concedieron dos Premios Nobel en dos diferentes campos.

  • Últimos momentos

Después de quedarse ciega, María Curie murió cerca de Salanches, Francia, por anemia aplástica, probablemente consecuencia de las radiaciones a las que estuvo expuesta en sus trabajos, el 4 de Julio de 1934.

Trabajos realizados y descubrimientos:

  • Polonio

El Polonio  es una sustancia radiactiva únicamente disoluble en ácidos y alcalinos. Este es un metal volátil, reducible al 50% tras 45 horas al aire a una temperatura de 328 Kelvin. Es extremadamente tóxico y altamente radiactivo. Este se encuentra en minerales de uranio, en el humo del tabaco y fácilmente como contaminante. Los elementos a partir del polonio son significativamente radiactivos. Mezclado con berilio, el polonio puede ser una fuente de neutrones.

Se utiliza en dispositivos destinados a la eliminación de carga estática, en cepillos especiales para eliminar el polvo acumulado en películas fotográficas y también en fuentes de calor para satélites artificiales o sondas espaciales.

Es un elemento de procedencia natural, solo presente en los minerales de uranio natural a razón de 100 microgramos por tonelada. Hoy en día se puede crear polonio en cantidades de miligramos, utilizando flujos de neutrones grandes, como los que se encuentran en los reactores nucleares.

El polonio es un elemento altamente tóxico, radiactivo y peligroso. Incluso en cantidades de microgramos, se requiere de equipamiento especial utilizado bajo estrictos procedimientos de seguridad.

  • Radio

El radio es el más pesado de los alcalinotérreos, y es intensamente radiactivo. Cuando se prepara el metal radio puro es de color blanco brillante, pero se ennegrece cuando se expone al aire). Es luminiscente (dando un color azul pálido), además se corrompe con el agua  obteniendo hidróxido de radio. Los preparados de radio son destacables porque son capaces de mantenerse a más alta temperatura que su entorno. Generando tres tipos de radiaciones:

q  Radiación alfa: Consiste en la emisión de partículas alfa (partículas cargadas positivamente compuestas por dos protones y dos neutrones) por un núcleo atómico. Esta emisión, es muy ionizante aunque poco penetrante, la radiación alfa es bloqueada por apenas unos centímetros de aire o finas láminas de algunos sólidos.

q  Radiación beta: Consiste en la emisión de electrones (beta negativas) o positrones (beta positivas). Esta radiación es desviada por campos magnéticos. Su poder de ionización no es tan elevado como el de la anterior, sin embargo es más penetrante,  solo puede ser bloqueada por finas láminas de varios sólidos.

q  Radiación gamma: Consiste en la emisión de ondas  de longitud de onda corta. Es la radiación más penetrante, se necesitan capas muy gruesas de plomo, bario, u hormigón para detenerla o reducir su intensidad.

  • Aplicación científica.

Antiguamente se usaba en pinturas luminiscentes para relojes y otros instrumentos. Los objetos pintados con estas pinturas son peligrosos y han de ser manipulados convenientemente.

El radio se empleaba hasta los años 30 en medicinas, entre ellas el Radithor (agua destilada con radio), que lo describían como solución ante todos los males. También se mezclaba con pastas dentales, chicles, cremas y una infinidad de cosas más, incluso se llego a brindar con este liquido.

La Radioquímica es una rama de la química, que estudia las reacciones químicas mediante técnicas basadas en la radioactividad. Con la utilización de isotopos radioactivos se puede determinar el mecanismo de estas reacciones químicas. Cuando se mezcla con berilio, se crea una fuente de neutrones, servible para innumerables experimentos físicos.

El cloruro de radio se aplica en medicina para producir radón, que se usa en tratamientos contra el cáncer. La Radioterapia utiliza las radiaciones ionizantes con fines terapéuticos. Se basa en administrar dosis altas de radiación a los tumores cancerosos, destruyéndolos o dañándolos de tal manera que no puedan crecer, propagarse o multiplicarse.

El Radiodiagnóstico tiene como fin el diagnóstico de las enfermedades, utilizando imágenes y datos obtenidos por medio de radiaciones ionizantes o no ionizantes

Opinión personal:

         Cuando analizas la vida y trabajos de una persona como Marie, te das cuenta de todos los sacrificios que se pueden llegar hacer por la ciencia. Existen otros científicos que han aportado a este mundo teorías, hipótesis o inventos, pero está claro que Marie aporto unos de los mayores hallazgos de la historia. Gracias a su constancia y “trabajo duro”, en la búsqueda y obtención del radio gozamos hoy de la radioterapia, una herramienta fundamental en la lucha contra el cáncer.

Pero no solo este hecho es representativo en ella. Me fascino poder conocerla. A medida que sabía más de su vida, me daba cuenta del increíble ser humano que fue. Solamente con cuatro años ya leía, y no cuentos o historias, sino libros de ciencias naturales. Con apenas 15 años se graduó la primera de su clase, sabiendo más de cuatro idiomas diferentes. Pero lo más increíble es que aprovecho todo ese potencial al máximo, estudiaba sin descanso, desde la máxima humildad. Y todo ello sin olvidar el hecho de ser mujer, me imagino que en aquellos años, ser mujer científico no debía ser nada fácil, por el papel de esta en la sociedad, sin tener las oportunidades, ni los derechos de hoy en día. Y aun así ella consiguió ser la segunda mujer en conseguir un doctorado, y la primera persona del mundo en tener dos premios nobel, incluso hoy en día puede que le hayan igualado en número pero no en dificultad, ya que nadie más los ha alcanzado en física y química a la vez.

Marie Curie, se desenvolvió en un mundo por desgracia de hombres, pero supo dejar su huella, gracias a sus descubrimientos.  Dio incluso su vida, una de las causa de su muerte fue la radiación a la que estuvo expuesta, a cambio de nada más que avanzar, que descubrir, y que investigar.

Ella, es todo un ejemplo a seguir, por su constancia y devoción a la ciencia. No puedo parar de preguntarme que podía haber descubierto una mente como la suya, con los adelantos de hoy en día.

Por ello nadie mejor que ella para dejar constancia de lo que significaba el esfuerzo en su vida, por eso creo conveniente que las últimas líneas de este trabajo, sean las suyas propias. En una frase que si la analizas, te da ánimos para afrontar la vida  como lo hizo ella, como una persona extraordinaria:

“La vida no es fácil, para ninguno de nosotros. Pero… ¡Qué importa! Hay que perseverar y, sobre todo, tener confianza en uno mismo. Hay que sentirse dotado para realizar alguna cosa y esa cosa hay que alcanzarla, cueste lo que cueste.
La vida no merece que uno se preocupe tanto, puesto que el camino del progreso no es ni rápido ni fácil.”


(Marie Curie)


Max Born

17 abril 2012

Biografía

Max Born físico de origen judío, nace el 11 de diciembre de 1882 en la ciudad prusiana de Berslau (situada en la actual Polonia) y muere a los 87 años en la ciudad alemana de Göttingen en 1970.

Hijo del biólogo (embriólogo) Gustav Born y de Margarete Kauffmann, Max creció en el seno de una familia humilde. Posteriormente se casó en 1913 con Hedwig, autora pacifista  de gran repercusion en los años de la Guerra Fría. Ambos de orgien judío, compartian pensamientos e inquietudes que les llevó a convertirse pronto al luteranismo.

En el aspecto estudiantil inicialmente manifestó su interes por las humanidades más que por la rama científica, sin embargo, posteriormente cambió doctorándose en matemáticas, por la universidad de Gotinga, es allí donde además de sacarse sus propios estudios, colabora ayudando en la docencia de personas tan destacadas como Klein, Hilbert, Minkovski y Runge, de los cuales a parte de captar grandes conocimientos forja una gran amistad de por vida.

Es en esta época universitaria, donde además de las matemáticas comienza a interesarse por la física teórica.

Es ya en 1914 cuando empieza a trabajar en la universidad de Berlín, como profesor de física acompañado de su amigo, inseparable, Max Plank. Sin embargo los proximos años irá rotando por diversas universidades europeas, en 1919 se traslada a Frackfourt y en 1921 a Gottigen donde permanece hasta 1933 como encargado del departamento de física, la cual se convierte, en gran parte por él, en la mejor escuela de física teórica del mundo, donde cuenta con celebres ayudantes que más tarde serán premios Nobel como Pauli, Heisenberg, O. Stern y Opennheimer, este último participó en el proyecto Manhattan decepcionando a Max, ya que él era un gran defensor de la paz.

Es en estos años, más concretamente en 1927 cuando se celebra la quinta conferencia de Solvay, donde se reunian los científicos más importantes de la época, es por ello por lo que Max Born participó en ella. El tema principal fue “Electrones y Fotones“, donde los mejores físicos mundiales discutieron sobre la recientemente formulada teoría cuántica, dieron un sentido a lo que no lo tenía, construyeron una nueva manera de entender el mundo y se dieron cuenta que para describir y entender a la naturaleza se tenían que abandonar gran parte de las ideas preconcebidas por el ser humano a lo largo de toda su historia.

La anécdota más famosa que ha quedado de esta conferencia fue la protagonizada por Albert Einstein y Niels Bohr cuando discutían acerca del “Principio de Incertidumbre” de Heisenberg. Einstein comentó “Dios no juega a los dados”, a lo que Bohr le contestó “Einstein, deje de decirle a Dios lo que debe hacer con sus dados”.
Fue la generación de oro de la ciencia, posiblemente como no ha habido otra en en la historia. Diecisiete de los veintinueve asistentes eran o llegaron a ser ganadores de Premio Nobel, incluyendo a Marie Curie, que había ganado los premios Nobel en dos disciplinas científicas diferentes (Premios Nobel de Fisica y Quimica).

Sin embargo, es en 1933, cuando la victoriosa carrera de Max da un giro, debido a la subida al poder de Hitler, por su condición de judío no podía ser funcionario y sería perseguido por ello, con lo cual se vio obligado a huir a Inglaterra como profesor de la catedra de Stokes en Cambridge y posteriormente en la preciosa ciudad de Edimburgo (digo preciosa porque he podido conocerla y disfrutarla recientemente), es allí donde formó un centro de investigación con europeos refugiados.

Born huía de la especialización y le gustaba el conocimiento amplio de la ciencia en general, pensamiento tan contrario a la sociedad en la que vivimos actualmente…

Ya en 1953, una vez retirado puede volver a Alemania y es en Bad Pyrmont (ciudad cercana a Gottigent) donde permanece hasta su muerte.

No es hasta 1954, injustamente pensamos muchos, pues lo merecia según mi parecer unos cuantos años atrás, cuando recibe el Premio Nobel de física (junto con Walter Bothe) por sus trabajos de física atómica y mecánica ondulatoria, más concretamente por su interpretación estadística de la función de onda.

Ademas de este Premio Nobel fue galardonado como miembro honorario de varias academias y premiado de diversas formas más.

Sabemos por textos que aún permanecen en nuestra época, que Max era una persona honesta, humilde y generosa, siempre se preocupó de ayudar y formar a jovenes investigadores que llegaron a ser grandes talentos en el mundo científico (en toda su andadura europea) y gran luchador por la paz.

Es más adelante cuando hablaré de su carrera científica, pero atando un poco su conocimiento y sus relaciones sociales, cabe destacar en esta parte, el trabajo en comun que hizo con su compañero y amigo Heissenberg, aquí demostró su parte más generosa, como comenté anteriormente, Max hizo grandes aportaciones en su artículo (Z. Phys) que dio comienzo a la  mecánica cuántica, y sin embargo, no lo firmó como coautor, le dejó todo el protagonismo a su compañero. (Imaginemos que sucede ésto hoy en dia, que estamos “echandonos flores” antes de tiempo, gran constraste con Born, pienso).

Al igual que mantuvo una bonita amistad con Heissemberg, también la tuvo con  Albert Einstein, al cual admiraba y consideraba su maestro, a pesar de sus diferencias científicas, Born y Einstein sostuvieron una cercana amistad durante más de cuarenta años, mantuvieron una agitada correspondencia, estas cartas dan fé de sus esperanzas y ansiedades, tanto en la guerra como en la paz, de sus pensamientos acerca del progreso de su labor y la de sus compañeros.

En una época de mediocridad moral, esas dos personas contrastan con intensa belleza.

Hablando así de su persona, cabe mencionar también que Max Born fue uno de los firmantes en 1955 del Manifiesto Russell-Einstein, un escrito pacifista contra la proliferación de armas de destrucción masiva (por aquel entonces las nucleares) donde se aprecia la defensa pacifista que llevó a cabo durante toda su vida.

Max Born murió en Gotinga, en 1970 y sus restos fueron enterrados en el mismo cementerio que Hilbert, Plank, Weber, Von Laue  Nernst entre otros.

 

Aportaciones a la ciencia

 

Surge la física cuántica, a principios del siglo XX para dar respuesta a los problemas que no podian ser resueltos por la física clásica.

La también conocida como mecánica cuántica u ondulatoria, es la rama de la física que comprende el movimiento de las partículas minúsculas (de aproximadamente unos 1000 atomos) se encarga pues, de estudiar la energía de dichas partículas.

Born fue, junto con Bohr y Heisenberg, uno de los pocos físicos que construyó la estructura filosófica de la mecánica cuántica. Su principal contribución fue, como se sabe, la interpretación probabilística de las ondas de Schrodinger, una interpretación que sitúa el concepto de probabilidad en el papel principal y deja ampliamente indeterminado el comportamiento de un sistema individual, abriendo así el camino a una descripción acausal. No fue por coincidencia por lo que Born empezó a considerar la idea de acausalidad en física ya en 1920, mucho antes incluso de interesarse por la teoría cuántica

Es por esto, por lo que se considera a la Max Bonr el padre de la mecánica cuántica, ya que fue el primero en hablar de ella en la década de los 1920s, sin embargo, la primera formulación cuántica de un fenómeno fue dada a conocer por Planck en una sesión de la Sociedad Física de la Academia de las Ciencias de Berlín.

Veremos ahora el porque se ha afirmado que “en ningun lugar puede hacerse Física sin topar, antes o despues, con el nombre de Max Born”.

Born fue quien interpretó el cuadrado (o conjugado complejo) de la función de ondas de Schródinger como una probabilidad, tan familiar para todos los físicos y químicos actualmente, pero revolucionario cuando lo propuso en 1926, y que daba sentido físico al concepto matemático de la función de onda introducido por Schrödinger en su versión ondulatoria de la Mecánica cuántica, llegó a la conclusión de que la función de onda representa entonces la probabilidad de encontrar a un sistema en un estado determinado. Para un átomo, representa la probabilidad de encontrar a un electrón en una posición dada, pero no va a describir cómo éste orbita alrededor del núcleo.
Pierde así sentido el concepto de órbita que se había manejado, y surge el concepto de orbital, que es la región del espacio en la cual es probable encontrar al electrón. En vez de una órbita circular, existen regiones del espacio, con más probabilidad que otras de encontrar el electrón allí

Y es gracias a esta ley del movimiento de las particulas junto con los estudios de la mecanica cuantica lo que vincula a Born con la conocida interpretacion ortodoxa de la mecánica cuántica o tambien llamada interpretación de Copenhague.

Ésta fue formulada en 1927 al norte de Italia por el físico danés Niels Bohr, con ayuda de Max Born, Heissenberg, además de otros importantes físicos.

La interpretación de Copenhague incorpora el Principio de Incertidumbre o de Indeterminación, en el que se afirma que no se puede conocer simultáneamente con total precisión la posición y el momento de una partícula, señala el hecho de que el Principio de Incertidumbre no opera en el mismo sentido hacia atrás y hacia delante en el tiempo. Son escasos los hechos en física que tienen en cuenta la forma en que corre el tiempo, y éste es uno de los problemas fundamentales del universo donde ciertamente hay una distinción entre el pasado y futuro. Las relaciones de incertidumbre indican que no es posible conocer la posición y el momento simultáneamente y consiguientemente no es posible predecir el futuro ya que en palabras de Heisenberg “no podemos conocer, por principio, el presente en todos sus detalles”. Pero es posible de acuerdo con las leyes de la mecánica cuántica conocer cual era la posición y el momento de una partícula en un momento del pasado. El futuro es esencialmente impredecible e incierto mientras que el pasado completamente definido. Por ello nos movemos de un pasado definido a un futuro incierto.

Bohr formuló en la interpretación de Copenhague el Principio de Complementariedad que establece que ambas descripciones, la ondulatoria y la corpuscular, son necesarias para comprender el mundo cuántico.

Además según la interpretación de Copenhague toda la información la constituyen los resultados de los experimentos. Se puede observar un átomo y ver un electrón en el estado de energía A, más tarde volver a observar y ver un electrón en el estado de energía B. Se supone que el electrón saltó de A a B, posiblemente a causa de la observación. De hecho, no se puede asegurar siquiera de que se trate del mismo electrón y no se puede hacer ninguna hipótesis de lo que ocurría cuando no se observaba. Lo que se puede deducir de los experimentos, o de las ecuaciones de la mecánica cuántica, es la probabilidad de que si al observar el sistema se obtiene el resultado A, otra observación posterior proporcione el resultado B. No se puede afirmar nada de lo que pasa cuando no se observa ni de cómo pasa el sistema del estado A al B.

Esta interpretación de la mecánica cuántica tuvo varias críticas, de Einstein entre otros, que se negaron a aceptarla.

Como he comentado en la biografía, Max y Einstein, fueron grandes amigos, ya que tenian inquietudes humanas comunes, pero en el ámbito científico no compartian tantas creencias, pues las ideas de Born relativas a la naturaleza de la física eran opuestas a las de Einstein, y lo admitía con franqueza cuando escribía sobre sus disputas científicas: “Se trata, en realidad, de una diferencia fundamental en la concepción de la naturaleza”. Einstein, por su parte, asentía en una carta a Born: “En nuestras perspectivas científicas nos hemos vuelto antípodas. Tú crees en el Dios que juega a los dados y yo creo en la ordenación total y en las leyes de un mundo que existe objetivamente y que trato de captar en una forma frenéticamente especulativa”.

Max Born no destacó por sus grandes conocimientos en química, además él honestamente lo reconocía, pero no es menos cierto que sus conocimientos han influido en la química, tanto en el ciclo de Born-Haber como en la aproximación adiabática (o aproximación de Born-Oppenheimer), bien, pues desarrollaré ahora en que consisten:

El ciclio de Born-Haber fue estudiado y llevado a cabo por Max Born y Fritz Haber en 1917.

Éste comprende la formación de un compuesto iónico desde la reacción de un metal (normalmente un elemento del grupo 1 o 2) con un no metal (como gases halógenos, oxígeno u otros). Los ciclos de Born–Haber se usan principalmente como medio para calcular la energía reticular, que no puede ser determinada experimentalmente.

La energía reticular representa teóricamente la formación de compuestos iónicos a partir de iones gaseosos. Algunos químicos la definen como la energía para romper los compuestos iónicos en iones gaseosos. La primera definición es exotérmica y la segunda endotérmica.
Con el ciclo de Born–Haber se calcula la energía reticular comparando la entalpía estándar de

formación del compuesto iónico (según los elementos) con la entalpía necesaria para hacer iones gaseosos a partir de los elementos. Ésta es una aplicación de la ley de Hess.

El último paso es complejo. Para hacer iones gaseosos de elementos es necesario convertirlos en gas, disociarlos si es necesario, e ionizarlos. Si el elemento es una molécula (por ejemplo F2), habrá que tener en cuenta su entalpía de disociación. La energía necesaria para arrancar un electrón y formar un catión es la energía de ionización, mientras que la necesaria para añadirlo y formar un anión es la afinidad electrónica.
La entalpía de formación se encuentra sumando las entalpías de atomatización, ionización, sublimación, disociación, afinidad electrónica y su respectiva energía reticular.

Segun la Aproximación de Born-Oppenheimer podemos considerar el hecho de que la masa de los núcleos es, al menos, 1836 veces mayor que la del electrón, por lo que para una energía cinética dada, la velocidad de los núcleos será mucho menor que la de los electrones, lo que nos hace pensar en la posibilidad de considerar los núcleos fijos y calcular la energía de los electrones en el campo de esos núcleos. Podría así obtener la energía para diversas posiciones de los núcleos, con lo que, en el caso más simple de una molécula diatómica, tendríamos una energía como función de la distancia entre los núcleos, que es realmente la energía potencial a la que están sometidos los núcleos de esa molécula.

Pero claro, como ya he dicho, nuestro sistema es completo, no se puede fraccionar, la energía es función de todas las variables. Por lo tanto, lo dicho anteriormente es una aproximación, según la cual puede representarse la energía potencial a la que están sometidos los núcleos para una posición dada.

 

Reflexion moral y aportación en la guerra.

 

La ciencia en la primera mitad del siglo XX se encuentra en una situación de apogeo y desarrollo, como hemos visto debido a los grandes científicos existentes en esa época. Los cuales llegaron a su máximo esplendor en el 1927 en la quinta y famosa Conferencia de Solvay.

Esta época grandiosa se vio truncada en el momento en que Hitler subió al poder en el año 1933, pues el miedo, el sufrimiento como judío, la emigración, en resumen la Segunda Guerra Mundial se apodera del mundo.

Es este hecho el que trunca las ilusiones y las vidas de algunos científicos, como es el caso de Max Born, su origen judío le lleva a huir de Alemania con dirección a Edimburgo pues los judíos no podian ser funcionarios con las nuevas leyes.

Educado siempre en la tolerancia, la libertad y la paz al igual que su mujer, el simple hecho de su origen los llevó a ser perseguidos y la necesidad de huir lejos, donde podrá reflexionar desde fuera la nefasta utilización de la ciencia y es ahí cuando se posiciona contra los descubrimientos científicos con fines bélicos y por ello de destrucción.

Parece obvio que la situación producida con la aplicación de la técnica a la guerra no puede seguir avanzando en la misma dirección, si la técnica no es conducida por la ética es una potencia ciega que amenaza y atemoriza al hombre. Max Born fundador de la teoría atómica, con la que se elaboró una nueva concepción científica del universo, refiere cómo su generación que se dedicó a la ciencia por la ciencia y creía que sólo aportaría bienes, fue despertada por los acontecimientos mundiales “incluso quienes disfrutaban de un sueño más profundo hubieron de despertar cuando, en agosto de 1945, se arrojaron sobre ciudades japonesas las primeras bombas atómicas”.

Los resultados del trabajo científico influye fuertemente en la economía, en la política, en las luchas sociales internas de los países, en las luchas por el poder entre las diversas naciones y todo ello les asigna una gran responsabilidad.

La bomba atómica no fue sino el último eslabón de un largo desarrollo previsible desde mucho antes, y que arrastraría hacia una crisis, posiblemente hacia una catástrofe definitiva y devastadora. La esperanza de evitarla solo podia basarse en la comprensión del camino que les condujo a esa situación.

Born por ello se dedicó a difundir los peligros de la guerra nuclear y a la lucha contra la guerra y el militarismo sobre todo en su Alemania, desgarrada por las dos guerras, aunque también mostró su  preocupación por Palestina, pues era el único refugio para los judíos, pero por otra parte, éstos emplearon el terror que Hitler les habia enseñado.

Se forma así una situación debastadora que concluye cuando los americanos demuestran en Dresde, Hiroshima y Nagasaki que sobrepasan a los nazis en rapidez de exterminación, solo un espiritu militar podría hacer la diferencia entre guerra en un caso y asesinato en serie en el otro.

El resultado, en resumen, es idéntico en ambos casos: gentes inocentes indefensos, ancianos, mujeres y niños, que sirven para alcanzar un fín político o militar.

En la trágica situación que afronta la humanidad, se considera que los científicos deberían reunirse en una conferencia para asumir los peligros que han aparecido como resultado del desarrollo de las armas de destrucción masiva y discutir una resolución en el espíritu del proyecto anexo al presente.
En esta ocasión hablamos, no como miembros de una u otra nación, continente… sino como seres humanos, miembros de la especie humana, cuya continuidad de existencia está en duda. El mundo está lleno de conflictos y sobre todo grandes luchas entre comunismo y anticomunismo.

Es  por esto, que en 1955 en plena Guerra Fria cuando Bertrand Russell apoyado por Albert Einstein firman el manifiesto de Russell/Einstein, los firmantes alertaban de la peligrosidad de la proliferación del armamento nuclear y solicitaban a los líderes mundiales buscar soluciones pacíficas a los conflictos internacionales. Fue firmado por once científicos e intelectuales de primera línea, el más notable de ellos Albert Einstein (unos días antes de su muerte) además de Max Born, Percy W. Brigman, Leopold Infeld entre otros.

Dicha declaración fue firmada por eminentes autoridades científicas en varios paises, fue enviada a jefes de estado y a los gobiernos de paises poderosos con el propósito y objetivo final de alcanzar la paz en el mundo y por lo tanto evitar la guerra ya que es la única esperanza para la humanidad.

 

Bibliografía

 

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/b/born_max.htm

http://www.madrimasd.org/blogs/quimicaysociedad/2010/10/04/131885

http://www.seti.cl/la-mecanica-cuantica-un-viaje-a-traves-de-las-cartas-de-einstein-a-born/

http://www.fisicafundamental.net/relicario/born.html


Marie Curie

16 abril 2012

INFANCIA(1867-1891)

Marie Sklodowska, o Manya, como afectuosamente la llamaban, nace el 7 de Noviembre de 1867 en la capital de Polonia (por aquel entonces  zarista). Su futura vocación por la ciencia posiblemente le viniera influida por la profesión de su padre, profesor de física y matemáticas. Con tan sólo diez años, Marie y sus hermanos quedaron huérfanos, su madre moría de tuberculosis a los 42 años. En aquella época, su padre se vio obligado a aceptar puestos académicos cada vez más bajos, por lo que,  decidió internar a sus hijos en un colegio. A pesar de los duros momentos que estaba pasando, Marie fue una alumna excelente, que destacaba claramente entre sus compañeros.

Una vez graduada en la enseñanza media, tanto ella como su hermana Bronya, movidas por el ansia de comenzar unos estudios superiores, comenzaron a acudir cada noche a la Universidad Flotante de Varsovia. Esta escuela ilegal, obtuvo su nombre por el hecho de que sus clases se impartían en distintos lugares, con el objetivo de evadir la mirada vigilante de las autoridades zaristas. Los estudiantes esperaban que su movimiento popular de educación aumentaría la probabilidad de  la liberación de Polonia.

 “Fue uno de esos grupos de jóvenes polacos que creía que la esperanza de su país estaba en un gran esfuerzo para desarrollar la fuerza intelectual y moral de la nación …. nos pusimos de acuerdo entre nosotros mismos para dar cursos nocturnos, cada uno lo que la enseñanza que mejor conocía “-. Marie Curie

Durante tres años, desde 1886 hasta 1889, Marie trabajó como institutriz para la familia de los Zorawski . Marie se traslado a su casa para ocuparse de la educación de los hijos. Parte del sueldo que ganaba lo enviaba a su hermana Bronia, quien acababa de trasladarse a París a estudiar medicina.

ESTUDIANTE EN PARÍS (1891-1897)

Tres años después, en el otoño de 1891, Marie se matricula en el curso de ciencias de la Sorbona. Hasta ese momento no existía ninguna mujer inscrita en dicho curso superior de la escuela de ciencias. En un principio se aloja en casa de su hermana Bronia y vive con ella y su marido durante una temporada. Pero dada la lejanía de ésta a la universidad, Marie decide irse a vivir sola a un apartamento en el barrio latino de París.

Este apartamento, muy modesto, cubría únicamente las necesidades básicas que pudiera tener un estudiante. Se dice que durante este tiempo apenas comía y se mantenía en calor solamente tapándose con su propia ropa, a pesar de ello, continuaba ensimismada con sus estudios dedicándole todo el tiempo del que disponíaEn la primavera de 1894 se licencia en ciencias físicas y un año después en matemáticas.

Justo después de obtener su primera licenciatura, Marie comienza a trabajar en el laboratorio como ayudante de Pierre Curie. En una sencilla ceremonia civil en julio de 1895, se convirtien en marido y mujer. Fruto de este matrimonio, nacen sus dos hijas Irene (1897) y Eva (1904).

SUS AVANCES CIENTÍFICOS (1897-1904)

En 1896, Henri Becquerel descubre un nuevo tipo de radiación en algunos minerales del uranio, la pechblenda en especial. La pechblenda es un mineral, una variedad masiva y probablemente impura de la Uranita (UO2), mineral muy radiactivo.  Comprobó que las radiaciones emitidas eran semejantes a los rayos X pero no tenían nada que ver con la fluorescencia, puesto que la emisión no dependía de la exposición del mineral a  la luz y sólo era producida por las sales de uranio, mientras que otras sustancias fluorescentes no la emitían. Los rayos emitidos se denominaron rayos Becquerel.

El fenómeno descubierto por Becquerel fue estudiado por Pierre y Marie Curie. Marie Curie investigó qué elementos emitían rayos Becquerel. Midiendo la intensidad de la radiación emitida por todos los elementos conocidos, encontró que únicamente el torio y el uranio emitían estas radiaciones (actualmente se conocen 40) y bautizó el fenómeno con el nombre de radioactividad (hoy radiactividad). La intensidad de la radiación era proporcional a la cantidad de elemento emisor, de lo cual se deducía que el fenómeno era una propiedad atómica. Observó que algunos minerales de uranio eran más activos de lo que hubieran debido serlo si toda la actividad emisora fuera debida al uranio y supuso la existencia de un elemento desconocido con una capacidad emisora muy superior a la del uranio. Esta hipótesis se vio confirmada con el descubrimiento de dos nuevos elementos, el polonio y el radio, gracias a la utilización de un espectroscopio. El polonio sólo esta presente en minerales de uranio, a razón de 100micro gramos por tonelada.

A partir de entonces, Marie se concentró en la obtención de un gramo radio metálico, lo cual logró en colaboración con A. Debierne.  Tiempo después  Marie decide donar este gramo de radio a la investigación científica.

Como consecuencia de ello en poco años obtienen el reconocimiento a sus estudios reflejados en dos premios noveles; en 1903 reciben el premio nobel de física “por los fenómenos de radiación descubiertos”, y en 1911 el premio nobel de química “en reconocimiento de sus avances en la química por el descubrimiento de los dos nuevos elementos “. En este último, Pierre no está presente, debido a su trágica muerte en 1906, Marie queda viuda y continúa sus investigaciones por cuenta propia. En este momento Marie se convierte en la única mujer hasta entonces en ser reconocida con un  premio de tanto renombre, y en la primera persona en recibir dos.

Tras la muerte de su marido, Marie comienza a trabajar con el físico Langeving, quien fue alumno de Pierre y con quien tuvo un romance. Como consecuencia de ello, y conjuntamente con la especulación sobre las creencias religiosas y su nacionalidad polaca, Marie tiene problemas para ocupar el puesto en la cátedra que dejó vacante su marido.

En 1911 ambos, junto con otros 22 científicos más, participan en la conferencia Solvay, reunión que fue posible gracias al mecenazgo de un industrial belga (Ernest Solvay), con la finalidad de analizar “la teoría de la radiación y de los cuantos”.

En 1914, año en que estalla la primera guerra mundial, La Sorbona y el instituto Pasteur  fundan el Instituto del radio, que estaba dividido en dos secciones: un laboratorio de radiactividad, dirigido por Marie Curie, y otro dedicado a las investigaciones biológicas y al estudio del tratamiento del cáncer, dirigido por un médico eminente.  Marie dona a este instituto el gramo de radio que extrajo de la pechblenda (un mineral de uranio). Desde entonces El Instituto del Radio genera productos necesarios para el cuidado de los heridos (las emanaciones radiactivas parecían acelerar la curación de las heridas). [Hoy en día, hacer algo así sería considerado algo criminal, pero entonces era algo lógico]. Hasta el final de su vida, el instituto se convertiría en su principal preocupación.

En 1918 Marie decide crear un equipo de expertos en radiología para ayudar a los médicos de los hospitales de campaña, con el fin de atender a los soldados heridos. Marie irá como voluntaria al frente al volante de su  “petite Curie“, (un vehículo equipado con material radiológico móvil) y formará a su hija de 18 años, Irene, para que pueda ir a los hospitales de campaña a hacer radiografías.

Tres años después,  las mujeres norteamericanas reunieron cien mil dólares, el valor de un gramo de radio, para donárselos, a Marie; a cambio le pidieron que hiciera una visita a los Estados Unidos. Marie vaciló, pero impresionada por tanta generosidad, dominó sus temores y aceptó por primera vez en su vida, a la edad de cincuenta y cuatro años, las obligaciones de una importante visita oficial.

Todas las universidades norteamericanas invitaron a Marie; en todas partes le otorgaron medallas, títulos y grados honoríficos.

Desde entonces Marie se dedica por completo al instituto del radio. Sólo unos meses más tarde de su última visita a Polonia, en la primavera de 1934, Curie, después de quedarse ciega, murió, el 4 de julio de 1934, en la Clínica Sancellemoz, cerca de Passy (Alta SaboyaFrancia), a causa de una anemia aplásica, probablemente debida a las radiaciones a las que estuvo expuesta en sus trabajos, y cuyos nocivos efectos eran aún desconocidos. Fue enterrada junto a su marido en el cementerio de Sceaux, pocos kilómetros al sur de París.

CONTRIBUCIÓN A LA CIENCIA

Tal y como se exponía en su biografía, Marie Curie fue una de las investigadoras más importantes de la historia de la ciencia. Su esfuerzo y dedicación dieron como resultado importantes avances no sólo en el mundo de la física y la química, sino también en el de la medicina e incluso el armamentístico y el de la industria de la energía.

En cuanto a la medicina, como ya se ha comentado, fue Marie la encargada de realizar las primeras radiografías. Gracias a ellas, Marie ayudó en los hospitales de campaña durante la primera guerra mundial y hoy día siguen siendo una herramienta indispensable para la detección de anomalías y enfermedades, con la diferencia de que hoy tenemos constancia de su peligro y se toman las precauciones necesarias para no estar tan expuestos a las radiaciones.

Por otro lado, el descubrimiento de los Curie, lleva a un grupo de científicos, tanto en el proyecto Manhattan como en el proyecto Uranio a investigar sobre sus posibles aplicaciones en el uso de bombas, lo cual consiguieron el 6 y 9 de agosto de 1945 al final de la segunda guerra mundial, con el bombardeo de las ciudades de Hirosima y Nagasaki. Esto bombardeos demostraron el poder destructor de la radiación. Se estima que hacia finales de 1945, las bombas habían matado a 140.000 personas en Hiroshima y 80.000 en Nagasaki, aunque sólo la mitad había fallecido los días de los bombardeos. Entre las víctimas, del 15 al 20% murieron por lesiones o enfermedades atribuidas al envenenamiento por radiación. Desde entonces, algunas otras personas han fallecido de leucemia (231 casos observados) y distintos cánceres (334 observados) atribuidos a la exposición a la radiación liberada por las bombas. En ambas ciudades, la gran mayoría de las muertes fueron de civiles.

En 1954, nueve años después del fin de la guerra, se construye la primera central nuclear en la URSS ,siendo el único país con una central de estas características, hasta que en 1957 Reino Unido construyo dos centrales. En estos primeros años de funcionamiento de las centrales nucleares, los países toman con cautela su implantación, debido en gran medida a la asociación de la energía nuclear con el uso militar. Ya en este primer periodo se produjeron accidentes como los de Mayac (Rusia), que produjo la muerte de más de 200 personas, y Windscale (Reino Unido), que contamino una zona de 500 km2, los cuales no salieron a la luz hasta años más tarde, favoreciendo la proliferación de estas centrales.

 

Opinión personal.

No son pocas las líneas en las que se puede resumir la vida de esta gran mujer  que supo hacerse un hueco entre los mejores en un mundo exclusivo para hombres.

La dedicación y el esfuerzo constante de Marie  hicieron que la física se convirtiera en el eje central de su vida.  El resultado de ello la ha convertido en una de las investigadoras más importantes en el mundo de la ciencia. Además, Marie demostró que era una mujer humilde y preocupada por los demás.  Dio a la luz todos y cada uno de los resultados que obtuvo sin esperar jamás compensación económica alguna. Siempre que pudo los utilizó para ayudar en lo que sirvieran, como bien dejó reflejado en su actuación en la primera guerra mundial conduciendo su “petit curie” para ayudar en los hospitales de campaña.

Probablemente si Marie hubiese estado presente en la creación de las bombas atómicas se hubiese opuesto por completo, siempre buscó la manera de que sus descubrimientos fuesen útiles y constructivos para los demás.

Bibliografía:

http://www.aip.org/history/curie/contents.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Marie_Curie

http://es.wikipedia.org/wiki/Pechblenda

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/c/curie.htm


Wolfgang Pauli

16 abril 2012

Wolfang Pauli  (Viena 25 de abril de 1900 –  15 de diciembre de 1958)

Biografía

Fue un físico austriaco, nacionalizado suizo y luego estadounidense. Se considera como uno de los padres fundadores de la mecánica cuántica, siendo suyo el principio de exclusión.

Estudió en Döblinger Gymnasium de Viena donde se licenció en Física en 1918, publicando dos meses después su primer artículo sobre la Teoría de la Relatividad General de Albert Einstein.

Fue nombrado profesor de la Universidad de Hamburgo en 1923, al año siguiente propone un cuarto número cuántico, necesario para poder  especificar los estados energéticos del  electrón.

En Octubre de 1927 asistió al Congreso Solvay, en Bruselas. El tema principal fue “Electrones y Fotones” donde además asistieron los mejores físicos de aquel momento, donde discutieron sobre la reciente formulada teoría cuántica, dando sentido a lo que no lo tenía, y construyendo una nueva manera de entender el mundo.

Wolfgang Pauli dejó Alemania en 1928 para afincarse en Zúrich (Suiza), en cuyo acreditado Instituto Tecnológico Federal (ETH) ocupó la Cátedra de Física Teórica. Un año después, abjuró de su fe católica y, a los pocos meses, se casó con Käthe Margarethe Deppner; pero este matrimonio fue un gran fracaso, por lo que ambos cónyuges acordaron divorciarse en 1930 . La experiencia fue muy negativa para Pauli, quien, a raíz de este divorcio, cayó en una profunda crisis psicológica de la que fue rescatado por el reputado psicoanalista suizo Carl Gustav Jung.

En 1933 dio a la imprenta un célebre artículo titulado “Los principios fundamentales de la Mecánica cuántica”  considerado a partir de entonces por la comunidad científica internacional como uno de los textos fundamentales sobre dicha materia. Y en 1934, ya plenamente recobrada su estabilidad emocional, contrajo segundas nupcias con Franciska Bertram, a la que habría de permanecer unido durante el resto de su vida.

En 1940, por la Segunda Guerra Mundial, se trasladó a Estados Unidos para hacerse cargo de la cátedra de Física en Princeton.

En 1945 recibe el Premio Nobel de Física por su descubrimiento del Principio de exclusión, obteniendo la nacionalidad estadounidense en 1946.

Finalizada la Guerra, regresa a Zurich donde muere el 15 de Diciembre de 1958, a los 58 años de edad.

 

Su etapa durante el Nazismo y la II Guerra Mundial

Tras la anexión de Austria a la Alemania nazi, Pauli Wolfgang se convirtió forzosa y oficialmente en ciudadano alemán, aunque no habría de ostentar durante mucho tiempo esta nacionalidad. En efecto, al año siguiente, tras el estallido de la II Guerra Mundial, el científico comenzó a sentirse a disgusto en una Europa dominada por la sinrazón del nacionalsocialismo, por lo que aceptó de buen grado una invitación que le permitía volver a impartir clases en la Universidad de Princeton a partir de 1940. Durante aquella estancia de siete años en los Estados Unidos de América, Pauli volvió a cambiar de nacionalidad para convertirse en ciudadano norteamericano.

Al término de la conflagración bélica internacional, Wolfgang Pauli regresó a Zúrich con mayor fama de la que gozaba cuando había salido de allí, pues retornaba con un merecido Premio Nobel que, obtenido en 1945, le había sido otorgado a petición de una reputada comisión científica en la que figuraba el propio Albert Einstein.

 

Aportaciones a la Física

 Sus tres aportaciones de mayor relieve a la Ciencia contemporánea son la teoría no relativista del Espín, el principio de Exclusión y el descubrimiento teórico del neutrino.

  • El principio de Exclusión. Según este principio es imposible que dos electrones puedan tener la misma energía, el mismo lugar,  e idénticos  números cuánticos.
  • Teoría No relativista del Espín. Se trata de su propuesta teórica de la existencia del neutrino, una partícula subatómica que Pauli intuyó para poder ofrecer una explicación satisfactoria al decaimiento beta del radio. Hacia 1924 Pauli añadió un cuarto número, el spin (“espín”), que representa la medida del momento angular del electrón o de su dirección de giro sobre sí mismo; y fijó los dos únicos valores que puede tomar: 1/2 y -1/2
  • Definición del concepto de Neutrino. En una brillantísima especulación teórica sobre este fenómeno, Pauli intuyó la existencia de una partícula neutra sumamente ligera, no detectada hasta entonces de un modo experimental, cuya emisión coincidía con la del electrón. Dicha partícula, surgida en el momento de la desintegración beta, se lleva la energía y el momento que faltan; pero, al poseer una masa nula o prácticamente nula, apenas interacciona con la materia, por lo que resulta muy difícil de detectar..


 El Efecto Pauli y sus inquietudes psicológicas

El principio de exclusión dio a Wolfgang Pauli fama universal, pero fue el llamado “Efecto Pauli” lo que lo inmortalizó entre los físicos experimentales. Este “Efecto Pauli” consistía en la extraña habilidad que tenía para estropear  aparatos y equipos de laboratorio   con solo estar cerca de ellos.

Pauli teorizo sobre diferentes cuestiones, no solo sobre la física de partículas elementales, sino que se adentro en cuestiones más intrincadas como la relación de la mente y la materia

Éste consideraba que además de la inteligencia diurna que opera cuando estamos despiertos, también hay que tener en consideración la inteligencia nocturna inconsciente que solamente aparecía cuando uno está dormido donde en sus más profundos sueños se trata de establecer las fuentes del conocimiento que pudieran obtenerse de ese estado inconsciente.

A Pauli le parecían importantes tanto la conciencia como la inconsciencia. Este pensamiento, podría parecer fortuito, pero fue algo que se forjo poco a poco, después de que en sus años de estudiante de física se percatara de lo insatisfactoria que puede llegar a ser la inteligencia especializada de los expertos, fundada solo en si misma. Según él, esta ciencia necesitaba un contrapeso que solo se podía encontrar en los estados inconscientes.

 

Su visión sobre  la teoría de la evolución de Darwin.

Respecto a la teoría de la evolución, dejó clara su oposición al entonces emergente paradigma neo-darwinista, recibiendo por ello la censura despectiva de sus colegas y el desinterés del público generalista por ello.

Su conclusión era que no creía que la evolución de las formas vivas pudiera justificarse únicamente como producto de variaciones fortuitas, entonces Pauli formuló otra propuesta de forma de causalidad, más allá del determinismo y de los procesos al azar, donde reflejaba una forma de la naturaleza que consiste en correcciones de las fluctuaciones fortuitas debidas a coincidencias significativas o intencionales de eventos no conectados casualmente.

 

Opinión personal

 Concluyendo, Pauli fue un gran científico, padre del concepto de la Física que entendemos ahora en nuestros tiempos. Pero a parte de sus aportaciones a la ciencia, considero realmente interesante sus inquietudes psicológicas.

Un hecho que le marcó fue el fracaso de su primer matrimonio, tras seguir los consejos de su padre se puso en manos del psicoanalista  Jung,  aprendiz de Freud, cosa que personalmente creo que marcó un antes y un después en su carrera como científico.

Le hizo interesarse por conceptos ajenos a la física, llegando a pensar que la teoría cuántica podría unificar el enfoque científico con el enfoque filosófico – místico de la conciencia,  cosa con la que estoy completamente de acuerdo, ya que muchos conceptos de la teoría cuántica que para poder llegar a comprenderlos mínimamente hay que dejar de usar nuestro lado “racional” y usar la parte irracional.

Por los artículos que he podido leer sobre él era una persona perfeccionista, considerado como la “conciencia de la ciencia” dejando comentarios como; “Creo que me gustas más tú que tus artículos” o “No sólo no es correcto, es que ni siquiera es incorrecto” hasta criticó la teoría unificada de su colega Einstein diciendo  “La inventiva inasequible al desaliento de Einstein, así como su tenaz energía en la búsqueda de la unificación, nos garantizan en los años recientes, en promedio, una teoría por año…Es psicológicamente interesante que durante algún tiempo la teoría en vigor es usualmente considerada por su autor como la ‘solución definitiva’”. Con todo estoy la formulación de una hipótesis sobre el ” Efecto Pauli”  donde establecía una relación no causal entre determinados acontecimientos como posible explicación de ciertas coincidencias asombrosas, le considero una persona muy arrogante.

 

Consultas bibliográficas

http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=pauli-wolfgang

http://www.darwinodi.com/el-escepticismo-de-wolfgang-pauli/

http://blogs.heraldo.es/ciencia/?p=1001

http://blogs.publico.es/ciencias/general/1051/el-inconsciente-de-la-fisica/

http://www.experientiadocet.com/2009/09/einstein-ywolfgang-pauli.html

 

 

 

 


Joseph Rotblat

16 abril 2012

Joseph Rotblat fue un físico nuclear y activista polaco, nacido el 4 de noviembre de 1908 en Varsovia y que falleció el 31 de agosto de 2005 en Londres, Reino Unido.

A pesar de sus interesantes aportaciones como científico, Rotblat es conocido por haber sido laureado con el honorífico premio Nobel de la Paz de 1995 en consideración a su importante trabajo por el progreso del desarme nuclear: “por sus esfuerzos para disminuir el papel que desempeñan las armas nucleares en la política internacional y, a largo plazo, eliminar dichas armas”. El premio lo compartía con las Conferencias Pugwash sobre Ciencia y Asuntos Mundiales, de las que él mismo fue Secretario General y Presidente durante muchos años, y que tanto ayudaron a derribar el Telón de Acero, al facilitar el diálogo entre los científicos de las dos superpotencias, Estados Unidos y la Unión Soviética.

BIOGRAFÍA

Rotblat experimentó ya desde su infancia los horrores que deja tras de si una guerra. Cuando solo contaba con cinco años, estalló la Primera Guerra Mundial. De manera que  su familia, gente de clase acomodada y de origen judío, lo perdió todo. A raíz de la dura posguerra que sufrió Polonia, Rotblat desarrolló una fuerte independencia y tenacidad que junto al afán de superación, le ayudaron a desarrollar su gran sentido de la ética y su ciencia. Se conoce muy poco de su vida personal, más aún de la época que describe su infancia y madurez.

Comenzó su formación profesional a la edad de quince años, cuando empezó a trabajar como electricista. Ésto, sumado a su gran curiosidad y a  la pasión que sentía por la lectura, le empujó a iniciar la carrera universitaria en Ciencias Físicas. Para esto realizó un examen de acceso a la Universidad de Varsovia. Así, en 1925 obtuvo el Diploma en Ingeniería Eléctrica, en 1932 el grado Magister en Filosofía y, finalmente, en 1938 el de doctor en Física.

Trabajó, en calidad de ayudante, en el Laboratorio Radiológico de la Universidad de Varsovia hasta el año 1939, centrando su investigación en el estudio de los neutrones. En el mes de Abril de ese mismo año, aceptó la invitación del científico inglés James Chadwick (premio Nobel de Física por ser el descubridor  de los neutrones en el año 1932) para la construcción de un ciclotrón en la ciudad de Liverpool.

A finales de Agosto, estando en Inglaterra, estalló la Segunda Guerra Mundial. Polonia cayó bajo la invasión nazi impidiendo a Rotblat regresar o rescatar a su mujer y el resto de su familia. Ante la fuerza que mostraba Hitler, Rotblat tomó la determinación de presentarle a Chadwick un plan de investigación sobre la viabilidad de la construcción de la bomba atómica, a fin de detener a los nazis. De manera que ayudó a poner en marcha el Proyecto Manhattan, pero de entrada no participó en él al no querer aceptar la nacionalidad inglesa, cosa que le parecía una deslealtad hacia su país en un momento tan crítico. Pero el general Groves, sabedor de su importancia en el proyecto, hizo una excepción con él y se trasladó a Los Álamos. No fue hasta el año 1946, cuando se certificó la muerte de su querida esposa, que Rotblat aceptó la nacionalidad inglesa.

A mediados de 1944, a los meses de comenzar a trabajar en Los Álamos, conversando con el general Groves se dio cuenta de que el verdadero objetivo de la construcción de la bomba por parte de EEUU era el de poder someter a los rusos (aliados con ellos en este conflicto) una vez terminara la guerra. A finales de ese mismo año se convenció de que los alemanes no serían capaces de llevar a cabo el proyecto y, por tanto, no habría peligro de que usasen la bomba como arma. Esto, sumado al hecho de que veía innecesario el uso de la bomba contra Japón, le empujó a abandonar el proyecto. El servicio de inteligencia de Los Álamos creyó que esta decisión no significaba más que Rotblat debía ser un espía ruso; por lo que fue retenido, inculpado, absuelto y posteriormente vigilado hasta prácticamente el fin de la guerra.

A su regreso a Reino Unido, Rotblat decidió centrar sus esfuerzos en una rama de la física cuyo fruto no sirviese más que para beneficiar a la humanidad. Con esta determinación, entró a trabajar en el Hospital St. Bartholomew desarrollando la física nuclear en medicina.

A pesar de que veía una forma de realizarse a sí mismo en su trabajo, no quiso conformarse con ello. Consideró que, como era necesario que la gente conociese el grandísimo peligro que representaban las armas nucleares, debía mostrarse más reivindicativo. De modo que fundó en 1946 la Asociación de Científicos Atómicos Británicos (BASA, de sus siglas en inglés). Colaboró con Einstein y con el matemático y filósofo inglés Bertrand Russell en el famoso Manifiesto Einstein-Russell de 1955, después de los primeros ensayos con la bomba de hidrógeno, en el cual se llamaba la atención de los científicos sobre las consecuencias de su trabajo y la necesidad de reflexionar sobre ellas. Y fue uno de los promotores de la Campaña para el Desarme Nuclear, lanzada en 1958.

Pero su instrumento más valioso para luchar contra la amenaza nuclear fueron las llamadas Conferencias Pugwash. En 1957, Rotblat organizó una conferencia sobre ciencia y asuntos mundiales, financiada por el industrial norteamericano Cyrus Eaton. Por exigencia de Eaton, se celebró en Pugwash, un pequeño pueblo pescador de Nueva Escocia, Canadá, donde él había nacido. La reunión fue un éxito y pronto se repitieron anualmente. En las Conferencias Pugwash participaban científicos de todo el mundo, aunque la mayoría eran de Gran Bretaña, Estados Unidos y la Unión Soviética. En medio de la Guerra Fría, era un hecho insólito que científicos de los dos bandos se reunieran y conversaran, lo que ayudó a acercar posturas y rebajar la tensión entre los dos grandes bloques. En ellas se establecieron, por ejemplo, las bases técnicas de algunos acuerdos como el Tratado de No Proliferación Nuclear o el Tratado sobre Misiles Antibalísticos.

Por su lucha de cuarenta años en contra del riesgo de guerra nuclear, mediante escritos, conferencias, organización de estudios y otras actividades, Rotblat recibió el Premio Nobel de la Paz de 1995, compartido con las Conferencias Pugwash sobre Ciencia y Asuntos Mundiales que él presidía entonces, y que continuo haciendo hasta el día de su muerte.

APORTACIONES CIENTIFICAS

A pesar de que la Universidad de Varsovia no poseía más que un rudimentario equipo en el laboratorio de Radiología, Rotblat hizo importantes contribuciones a la física nuclear tales como el estudio de las colisiones inelásticas entre neutrones y el descubrimiento de varios isótopos radioactivos. Asimismo, fue el primero en darse cuenta que los núcleos de uranio, al partirse, emiten neutrones, posibilitando una así una rápida reacción en cadena favorable a la creación de explosivos. Esto le hizo cavilar acerca de la magnitud que una bomba de uranio podría alcanzar en manos de los nazis, llegando al extremo de obsesionarse.

Más tarde, cuando entró a trabajar en el Hospital de St. Bartholomew, hizo grandes avances de cara al desarrollo de la física médica concentrándose en los efectos biológicos de las radiaciones nucleares, en la producción y uso de isótopos radioactivos para la curación de tumores y en construir instrumentos para la radioterapia, por ejemplo un acelerador lineal.

OPINIÓN PERSONAL

A la hora de valorar este personaje, me encuentro ante la dificultad de no hacerle justicia. Por lo que se conoce de él no se puede decir otra cosa salvo que Joseph Rotblat fue un científico honrado y coherente con sus principios y, más aún, un hombre de fuerte voluntad con una ética y una moral intachables.

Fue un hombre en extremo reservado, sin credo manifiesto y, según los que le conocieron, un hombre atento y de carácter amable. Un pacifista nato.

Su participación en el Proyecto Manhattan estuvo motivada únicamente por sus deseos de detener a los nazis, evitando así el sufrimiento que, como él muy bien sabía, deja tras de sí una guerra. Tras el desengaño que sufrió al conocer los verdaderos objetivos del proyecto, cabe destacar que aunque más de uno compartía su desazón, él fue el único en abandonar la construcción de la bomba atómica. Con esto demostró una gran valentía y una enorme conciencia social.

Por tanto no debería ser clasificado como científico perteneciente al Proyecto Manhattan, sino como científico perseguido, ya que su acción le hizo llegar a formar parte de en la lista negra del presidente Nixon, siendo tratado como un espía y un traidor.

Tras la muerte de su esposa y la tragedia de Hiroshima y Nagasaki, comenzó su lucha sin descanso por el cese de las guerras. En 1985, a los cuarenta años de Hiroshima, Rotblat resumió así su posición: “¿Hemos aprendido lo bastante para no repetir los mismos errores? Ni siquiera estoy seguro de mí mismo. No siendo un pacifista radical, no estoy seguro de no portarme otra vez del mismo modo. Parece que siempre se olvidan los conceptos sobre la moralidad, una vez que empiezan las acciones militares. Por tanto, es de máxima importancia no permitir que tal situación se desarrolle de nuevo. Nuestros esfuerzos mayores deben concentrarse en evitar unja guerra nuclear porque no sólo desaparecería la ética, sino toda nuestra civilización”.

Su amigo y colaborador Bertrand Russell le dedicó estas palabras en 1969: “Muy pocos pueden ser sus rivales en el coraje, en integridad y en la abnegación total con la que abandonó su propia carrera científica (en la que, sin embargo, sigue siendo eminente) para dedicarse a combatir el peligro nuclear y otros relacionados. Si alguna vez se erradica ese mal y se enderezan los asuntos internacionales, su nombre deberá estar muy alto entre los héroes”.

Este premio, el Noble que recibió, lo considero más que merecido tras haber sobrevivido a las dos guerras mundiales y haber intentado evitar la Guerra Fría a toda costa. Muchos científicos afirmaron que, de no haber sido por su deseo de luchar por la utópica idea de la paz mundial, Rotblat parecía estar destinado a realizar grandes avances científicos durante los cuarenta años que dedicó a su labor pacifista. Para un científico, que siempre es susceptible de dejarse llevar por la vanidad, el hecho de abandonar su carrera para servir a otros apunta a una admirable actitud desinteresada.

He de admitir que me sorprende gratamente que este hombre, que no tenía más credo que su fe en la humanidad, pudiera dejar de lado todo el dolor que sufrió en su juventud,  la rabia y la tristeza que debió suponerle el perder a su esposa a manos de los nazis, y la vergüenza y el sentimiento de traición de verse utilizado en el desarrollo del Proyecto Manhattan; para, aún así, tener fuerzas y esperanza para luchar por la Paz.

En el discurso que dio al recibir este premio hizo más de una reseña al Manifiesto Einstein-Russell, de las cuales merece destacar la siguiente:

“Este es, pues, el problema que os presentamos, escueto, terrible e inescapable: ¿pondremos fin a la raza humana o renunciaremos a la guerra?”.

Y como colofón añadió por su cuenta:

“La búsqueda de un mundo sin guerra tiene un objetivo básico: la supervivencia. Pero si durante el proceso aprendemos cómo lograrlo por medio del amor y no del miedo; por bondad y no coacción; si en proceso aprendemos a combinar lo esencial con lo divertido, lo conveniente con lo benévolo, lo práctico con lo hermoso, esto será un incentivo extra para embarcarnos en esta gran tarea.

Por encima de todo, acordaos de la humanidad.”

 

BIBLIOGRAFÍA

“De la agresión a la guerra nuclear. Rotblat, Pugwash y la Paz”. Jesús Martín Ramírez y Antonio Fernández-Rañada. Ediciones Nobel, Oviedo, 1996.

http://laaventuradelaciencia.blogspot.com.es


Albert Einstein (Ulm, Alemania, 14 de marzo de 1879 – Princeton, Estados Unidos, 18 de abril de 1955)

16 abril 2012

Fue el hijo primogénito de Hermann Einstein y de Pauline Koch, ambos judíos, cuyas familias procedían de Suabia. Pasó su juventud en Munich, donde su familia poseía un pequeño taller de máquinas eléctricas.

Albert fue un niño quieto y ensimismado, que tuvo un desarrollo intelectual lento (aunque después, hablando en términos de IQ, formaba parte del grupo de los muy pocos, que llamaríamos “genios”). Pero el propio Einstein atribuyó a esa lentitud el hecho de haber elaborado  una teoría como la de la relatividad: “un adulto normal no se inquieta por los problemas que plantean el espacio y el tiempo, pues considera que todo lo que hay que saber al respecto lo conoce ya desde su primera infancia. Yo, por el contrario, he tenido un desarrollo tan lento que no he empezado a plantearme preguntas sobre el espacio y el tiempo hasta que he sido mayo”.

A la edad de 15 años, cuando su familia se trasladó a Milán, Italia, a causa fracasos en los negocios, pasó un año con sus padres en Milán y viajó a Suiza, donde terminó los estudios secundarios, e ingresó en el Instituto Politécnico Nacional de Zurich. En el otoño de 1896, inició sus estudios superiores en la Eidgenossische Technische Hochschule de Zurich, en donde fue alumno del matemático Hermann Minkowski.

El 23 de junio de 1902, empezó a prestar sus servicios en la Oficina Confederal de la Propiedad Intelectual de Berna, donde trabajó hasta 1909.

En 1903, se casa con Mileva Maric, antigua compañera de estudios en Zurich, con quien tuvo dos hijos: Hans Albert y Eduard. En 1919 se divorciaron, y Einstein se casó de nuevo con su prima Elsa. Einstein era bastante mujeriego y sus dos esposas tuvieron que aguantar continuas infidelidades (según su nieta Evelyn).

Primeras publicaciones científicas

Durante 1905, publicó cinco trabajos en los Annalen der Physik: el primero de ellos, que le valió el grado de doctor por la Universidad de Zurich, proporcionaba una explicación teórica, en términos estadísticos, del movimiento browniano. Los cuatro restantes acabaron por imponer un cambio radical en la imagen que la ciencia ofrece del universo. El segundo daba una interpretación del efecto fotoeléctrico basada en la hipótesis de que la luz está integrada por cuantos individuales, más tarde denominados fotones; los dos trabajos restantes sentaban las bases de la teoría restringida de la relatividad, estableciendo la equivalencia entre la energía E de una cierta cantidad de materia y su masa m, en términos de la famosa ecuación E = mc², donde c es la velocidad de la luz, que se supone constante.

Pero el reconocimiento público del verdadero alcance de sus teorías tardó en llegar; el Premio Nobel de Física, que se le concedió en 1921 lo fue exclusivamente «por sus trabajos sobre el movimiento browniano y su interpretación del efecto fotoeléctrico». En 1909, inició su carrera de docente universitario en Zurich, pasando luego a Praga y regresando de nuevo a Zurich en 1912 para ser profesor del Politécnico, en donde había realizado sus estudios. En 1914 pasó a Berlín como miembro de la Academia de Ciencias prusiana.

Entre 1914 y 1916, en el perfeccionamiento de la teoría general de la relatividad, basada en el postulado de que la gravedad no es una fuerza sino un campo creado por la presencia de una masa en el continuum espacio-tiempo. La confirmación de sus previsiones llegó en 1919, al fotografiarse el eclipse solar del 29 de mayo.

Durante la siguiente década, Einstein concentró sus esfuerzos en hallar una relación matemática entre el electromagnetismo y la atracción gravitatoria, empeñado en avanzar hacia el que, para él, debía ser el objetivo último de la física: descubrir las leyes comunes que, supuestamente, habían de regir el comportamiento de todos los objetos del universo, desde las partículas subatómicas hasta los cuerpos estelares.

La guerra

Contra el sentir generalizado de la comunidad académica berlinesa, Einstein se manifestó por entonces abiertamente antibelicista, influido en sus actitudes por las doctrinas pacifistas de Romain Rolland.

A partir de 1933, con el acceso de Hitler al poder, tuvo que renunciar a la ciudadanía alemana y trasladarse a Estados Unidos, donde pasó los últimos veinticinco años de su vida en el Instituto de Estudios Superiores de Princeton.

En 1939, junto con los físicos Leo Szilard y Paul Wigner, convencido de la posibilidad de que los alemanes estuvieran en condiciones de fabricar una bomba atómica, redactaron una carta al presidente Roosevelt en la que se pedía la creación de un programa de investigación sobre las reacciones en cadena (de aquí le viene el sobrenombre de “el padre de la bomba atómica”).  En 1945, cuando ya era evidente la existencia de la bomba, Einstein volvió a escribir al presidente para intentar disuadirlo de utilizar el arma nuclear.

Ciudadano del mundo

Combinó el espíritu crítico con un acentuado sentido del humor. Criticó con dureza el patriotismo prusiano y el antisemitismo, las instituciones militares y la burocracia administrativa. Denunció la militarización y la mercantilización de la ciencia, las armas atómicas y el horror de la guerra en todas sus fases.

En 1914 firmó con un reducido número de intelectuales, entre ellos Romain Rolland de Francia, el Manifiesto a los europeos, en el que se oponía vigorosamente al militarismo alemán. Fue un acto valiente que lo enfrentó a un grupo de más de noventa científicos que, encabezados por el físico Max Planck, apoyaban abiertamente la intervención alemana en la guerra. “Mi pacifismo es un sentimiento instintivo, un sentimiento que se apodera de mí porque el asesinato es repugnante. Mi actitud no proviene de ninguna teoría intelectual sino que está basada en mi profunda antipatía hacia toda clase de odio y crueldad”, –decía. Además de intervenir abiertamente en favor de la estabilidad alemana al cofundar el Partido Demócrata Alemán, ayudó a formar una coalición no partidista que luchó por establecer una paz justa y por instituir una organización supranacional que ayudara a prevenir futuras guerras. En 1922 se unió al recientemente creado Comité de Cooperación Intelectual establecido dentro de la Liga de Naciones.

A lo largo de estos años, Einstein llamó la atención sobre numerosas causas, como la liberación de presos políticos y la defensa de la democracia frente a la expansión del fascismo. Hizo discursos públicos, declaraciones en la prensa, firmó peticiones. En 1924 defendió las posiciones radicales de la Escuela de Arquitectura de la Bauhaus, condenó el servicio militar obligatorio y meses después firmó una protesta contra el fascismo italiano y se sumó a nuevas declaraciones pacifistas –consideraba a Gandhi la figura política más destacada del siglo XX–. En 1929 firmó apoyando las apelaciones para la conmutación de las sentencias de muerte dictadas contra agitadores árabes en la Palestina británica. Y, aunque no fue un judío practicante, apoyó a la comunidad judía desde que comenzó a ser perseguida por el movimiento anti-sionista nazi.

La religión

La expresión más conocida de Einstein en relación con sus creencias fue “Dios no juega a los dados”, para refutar las opiniones de quienes veían al mundo como producto del azar y la indeterminación. En este aspecto, coincidían su indagación científica, sus conocimientos filosóficos y una apreciación de tipo místico de la creación. Tres facetas que se integraban con frecuencia en sus búsquedas intelectuales y trascendentales. Aunque nunca fue practicante religioso, pues rechazaba el aspecto dogmático y el temor que inspiran en sus feligreses las religiones que erigen dioses vengativos y castigadores, no dejó de percibir “la fe más profunda en la racionalidad del universo construido” y lo que denominó como “religiosidad cósmica”, que se manifiesta “en el sublime y maravilloso orden tanto en la naturaleza como en el mundo de las ideas”. “Creo en el Dios de Spinoza, que se nos revela por medio de la armonía de todo cuanto existe, no en un Dios que se preocupa del destino y las acciones del hombre”.

La música

El lado más sensible de Einstein y que, según mi opinión ha contribuido en gran medida a su desarrollo intelectual, lo ha expresado en la música. En una oportunidad, Einstein dijo que, mientras Beethoven creó su música, la de Mozart “era tan pura, que parecía haber existido en el universo desde siempre, esperando a ser descubierta por su dueño”. Einstein creía lo mismo respecto de la física, que más allá de las observaciones y la teoría se encontraba la música de las esferas… que, según escribió, revelaba “una armonía preestablecida”, ya que expresaba asombrosas simetrías. Las leyes de la naturaleza, tal como las de la teoría de la relatividad, estaban esperando que alguien con un oído atento las recogiera del cosmos. Así, Einstein no atribuyó tanto sus teorías a laboriosos cálculos, sino más bien al “puro pensamiento”.

La música era una válvula de escape de sus emociones. A los 5 años empezó a tomar lecciones de violín, pero muy pronto las prácticas le resultaron demasiado duras. A los 13, el físico descubrió las sonatas de Mozart. “El resultado fue una conexión casi mística”, dijo Hans Byland, amigo de Einstein. “Cuando su violín empezó a cantar -le dijo Byland al biógrafo Carl Seelig-, las paredes de la habitación parecieron alejarse… Por primera vez apareció ante mí Mozart en toda su pureza, iluminado con las puras líneas de la belleza helénica, pícaro y travieso, poderosamente sublime.” Tocaba el violín con pasión y con frecuencia lo hacía en veladas musicales. Encantaba al público, particularmente a las mujeres, una de las cuales llegó a firmar: “Tenía esa clase de belleza masculina capaz de causar estragos”.

En sus luchas con enormes grados de complejidad matemática, que lo condujeron a la enunciación de la teoría general de la relatividad, en 1915, Einstein recurría con frecuencia, en busca de inspiración, a la belleza simple de la música de Mozart o Bach.

Cita favorita

“Me pregunta usted qué opino de la vida sencilla. Sencillamente, a mí me produce más alegría dar que recibir en todos los aspectos; no concedo demasiada importancia a mi persona ni a lo que hace la muchedumbre; no me avergüenzo de mis debilidades ni de mis vicios; y por naturaleza acepto las cosas con humor y con calma. Hay muchos como yo, y no acierto a comprender en absoluto por qué han hecho de mí una especie de ídolo. Resulta tan incomprensible como el que un alud, a causa de un copo, se desprenda y tome un determinado camino”.

Fuentes:

http://www.planetariodebogota.gov.co/descargas/publicaciones/einstein.pdf

http://www.biografiasyvidas.com/monografia/einstein/cronologia.htm

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=12370